Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

LA PRESENCIA DE LAS HERMANAS DE MARÍA EN BOGOTÁ

October 31 de 2018

Queremos resaltar y agradecer la presencia de la primera hermana de María en Bogotá. La hermana de María, M. Amparo Villouta, quien vino desde el Santuario Bellavista de Chile, a finales del año 2016, y hoy por orden de su superiora, debe regresar a su país, dejando un gran vacío en nuestros corazones. Resaltamos de ella: su amor a María, su don de servicio, valentía, agilidad, su creatividad, su conocimiento y entrega para formarnos a todos dentro de la espiritualidad de Schoenstatt. Durante su estadía en Bogotá, trabajó en el colegio Santa María donde se destacó por su labor y servicio. Para nosotros su presencia fue un HITO en medio de nuestro proceso de fundación; la Hermana Amparo llegó casi al mismo tiempo en que se adquirió la Casa de la Mater. Tenemos que agradecer su contribución a todas las Ramas: sus aportes a la Campaña de la Virgen Peregrina, dándole una organización y orientación en temas de formación para los misioneros.

Peregrina, dándole una organización y orientación en temas de formación para los misioneros. Conformó un equipo con: Laura Téllez, Ana Milena Moncada, Consuelo Izurieta, Fanny Bravo y Mauricio Beltrán, para impulsar y fundar la Juventud Femenina, las Apóstoles de María, y la Juventud Masculina; que se reúnen en la Casa de la Mater. También surgió como iniciativa suya el inicio del grupo de los madrugadores de San José, los primeros sábados de cada mes. Para la rama de madres y rama de familias han sido vitales sus aportes. Nos ha consolidado como familia. Nos entusiasmó con la visita del papa Francisco y nos ayudó a organizarnos como familia y a tener una representación como movimiento Apostólico de la Iglesia. Sus aportes los 18 de cada mes, en la renovación de la Alianza, la consagración de la Casa de la Mater como Santuario Hogar, y la realización de muchas alianzas de amor con la Santísima Virgen María; las Alianzas Filiales con el Padre Kentennich, sus aportes en el año del Padre y su apoyo en las diferentes parroquias y en las diferentes ciudades, han sido signos de fecundidad en estos tiempos de fundación.

Extrañaremos mucho su presencia entre nosotros, pero también su ausencia nos pide un compromiso mayor para continuar trabajando y haciendo visibles todas sus orientaciones, para que se prolonguen en el tiempo y sea posible un movimiento fecundo para nuestra Iglesia. Seguir unidos en la Alianza hacia el 2020, con la meta de construir un santuario para Bogotá. De nuestra fe y entrega, dependerá que en un futuro, las Hermanas de María, puedan establecerse en nuestra ciudad, oraremos por las vocaciones para Colombia.¡¡¡Gracias Hermana Amparo!!! Colombia agradece a las Hermanas de María. MATER NADA SIN TI NADA SIN NOSOTROS

Boletínes

N° 139 del 18 de Octubre al 18 de Diciembre de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores