Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

PADRE JOSE KENTENICH

September 13 de 2018

Septiembre 15: Fallece en la Iglesia de la Adoración, luego de haber celebrado, por primera vez, la Santa Misa en dicho lugar. Su amor por Nuestra Señora le sale a su encuentro, ya que este día se celebra La Virgen de los Dolores. 50 años de esta fecha gran acontecimiento para la familia de schoenstatt. El padre recorrió muchos caminos, solo o en compañía de otros. Hubo caminos agradables, otros llenos de di?cultades, otros dolorosos. En todos ellos pudo realizar muchas experiencias que marcaron su vida o la cambiaron. Cuando se piensa en todo el camino de la vida, a?ora una conciencia; de lo recorrido. Éstas experiencias son una parte de la biografía. En el camino de vida del padre le pertenece también el camino de la fe que ha recorrido y por el cual ha sido conducido. Y en el que dijo SI aun cuando Dios lo llevara a su cercanía más inmediata a través del dolor.

El Evangelio relata que Jesús se retiraba muchas veces lejos de los hombres para unirse a la voluntad del Padre por medio de la oración. Al comienzo de su camino doloroso, En la angustiosa hora del Huerto, lucha en su oración para aceptar el “cáliz del dolor”: “Padre, que no se haga mi voluntad, sino la tuya.“ Tampoco a nosotros nos son Ahorradas las horas del Huerto. Jesús dice: „Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.“ (Mt 16,24) Jesús se re?ere a la cruz que cada persona, de alguna manera, tiene que cargar. El padre contempló a Jesús en la cruz y dialogó con Él. Oró por todo lo que le costaba sobrellevar en la vida y de corazón le pidio a Él y a su Madre María, que permaneció de pie junto a la cruz de Jesús, que le fortaleciera y acompañaran en su camino

Un destello de esperanza en medio de la vida, las palabras de Jesús “Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso.“ (Mt 11,28) El padre acepto la invitación personal que le hizo Jesús: ven a mí con todas tus cargas y preocupaciones. Entregó todo, entonces encontró tranquilidad para su alma... Esta entrega al Padre celestial la aprendió durante su vida de Jesús y María. Ella le dijo que sí al mensaje del ángel sabía lo que este „sí“ podría traer consigo. Nunca retiró su consentimiento, tampoco en las pruebas tan difíciles que sufrió. Dios escribió en el libro de su vida, creyó que así se realizaba en su vida el plan de amor de Dios Padre. El padre kentenich se dejó iluminar por la luz de la fe y así descubrió al buen Dios en todo lo incomprensible y detrás de todo lo incomprensible. Y esto es lo decisivo. Dios es Padre, Dios es bueno, bueno es todo lo que hace Cuando llegaron los días oscuros y grises, vislumbró la luz del cielo. Jesucristo, la Luz del mundo. Entonces pudo continuar su camino”.

Cada año, la noche de Pascua nos regala una impresionante vivencia de la luz, cuando el cirio pascual encendido va iluminando la iglesia oscura a su paso, mientras se canta: Lumen Christi - Deo gratias. Jesucristo resucitado quiere vencer la muerte, el pecado y el sufrimiento, regalando vida eterna. A la Resurrección de Jesús y la vivencia pascual de su madre y de los Apóstoles, le precede el Viernes Santo, la vivencia de la propia impotencia. Tantas esperanzas y planes quedaron desbaratados. También Jesús tuvo que luchar para aceptar la cruz que le prepararon los hombres. Con su doloroso sufrimiento de muerte nos adquirió la salvación. Alabar y agradecer ayudaron al padre a ver la vida de una manera más positiva. De esta manera no pasó por alto fácilmente lo que Dios y los hombres Le regalaron en su bondad y benevolencia. La mayoría de las veces son cosas pequeñas, que hacen bien, y que iluminan el día como un rayo de sol. “EXISTIMOS PARA QUE EL DIOS ETERNO SEA ALABADO ENSALSADO,CONOCIDO Y RECONOCIDO”( P. Kentenich).

Boletínes

N° 139 del 18 de Octubre al 18 de Diciembre de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores