Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

DIOS SABE SACAR BIEN DEL MAL

March 16 de 2017

Pero Dios no se deja vencer ni por nuestros pecados ni por el poder del demonio: él sabe sacar bien del mal.
Dios permite el mal a cabio de un bien fundamental: La creación de seres libres como él, Pero cuando la creatura se revela y da paso al mal, Dios no lo abandona. Si permite el mal lo hace también por un bien consecutivo, porque podemos sacar de ese mal que nos aqueja un bien para nosotros.
ÉL busca caminos para que de ese mal, del cual nosotros hemos sido la causa, podamos casar un bien. Si Dios permite el mal no es por maldad o por que quiera dañarnos, porque se ese mal se puede seguir un bien.
En du plan, Dios integra nuestras caídas y pecados, nuestros procesos de conversión, nuestros vaivenes y en medio de ellos la acción del demonio. ‘El pone todo de su parte para que alcancemos la meta a la cual él quiere llevarnos libremente. Es cierto es un misterio su conducción. Dios nos mira como desde lo alto de una torre y ve, desde la eternidad, donde no hay tiempo, todo el trascurso de nuestra vida.
Resulta difícil imaginarnos, el dinamismo o sinergia entre nuestra libertad y el plan de Dios. de hecho nos falta radicalmente una categoría existencial: Nosotros vivimos en el tiempo, Dios esta fura del tiempo y no podemos imaginarnos como es vivir fuera del tiempo. El ejemplo anterior de la torre nos da una cierta idea, pero ciertamente no nos da una claridad meridiana.
El plan de Dios es dinámico, va siendo recreado constantemente de acuerdo a nuestra respuesta positiva o negativa. Dios adecua su plan, integrándonos en él. En otras palabras nuestra fe practica en la divina providencia no cae en un fatalismo predeterminista (Dios tiene un plan y lo realiza independientemente de nosotros)al cual nos entregamos. Dios nos toma en cuenta en la realización de su plan( que hacemos nuestro por la libertad), toma en cuenta nuestras caídas y desvíos, se “ adecua” a ellas, buscando ganarnos nuevamente para él. Tal como también toma en cuenta nuestros deseos, nuestra oración y peticiones, que ejercen sobre Dios un” pode filial”, especialmente cuando nos presentamos ante él en todo nuestro desvalimiento y colocamos solo en él nuestra confianza.
¿Preferiríamos que nos obligara a seguir el camino que él desea, quitándonos nuestra libertad?
¿Preferiríamos no ser libres?
El Dios creador que es rico en misericordia, no nos abandonó aunque le hayamos desobedecido. El único camino que podía seguidor, sin violentarnos , ni quitarnos nuestra soberana libertad, era ganarnos de nuevo, acercándose a nosotros, tratando, con amor de Padre, que nos convirtiéramos y restauráramos la amistad con él: Porque el nos creo para que fuésemos felices. Por eso envió a su propi hijo unigénito a rescatarnos del pecado y a darnos vida eterna. (Padre Rafael Fernández)

Boletínes

N° 136 del 18 de junio al 18 de agosto de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores