Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

EL PADRE KENTENICH QUIERE SUFRIR POR LA FAMILIA

January 17 de 2017

20 de enero segundo hito en la historia de Schoenstatt

Este próximo 20 de enero celebramos 75 años del segundo hito de la historia de Schoenstatt. ¿Qué ocurrió ese 20 de enero de 1942? ¿qué importancia tiene para nosotros como hijos de Schoenstatt? Y… ¿cómo te vas a preparar?

El Padre quiere sufrir por la Familia. El sabe que Jesús nos ganó el ser hijos de Dios, no en primer lugar con sus prédicas, sino cuando sufrió y murió por nosotros. Y así el Padre se decide por el sacrificio… y escribe desde la cárcel: “Con gusto me sacrifico por la Familia…”.

Así el Padre ofrece su libertad exterior hasta su vida si Dios se la pedía; para ganar la libertad interior de su Familia.
En marzo de 1942, el Padre es transportado al campo de concentración de Dachau.

Así al celebrar este jubileo de los 75 años del segundo hito, Dios y la MTA nos invitan a profundizar en nuestra vinculación a nuestro padre y Fundador y a unirnos a él en su fe en la realidad sobrenatural, en su fe en la Alianza de Amor, en su lucha por la libertad interior.

“Conocemos la explicación: “Comprende, por favor, mi modo de obrar (la renuncia de los medios humanos para salvarse de Dachau) por la fe en la realidad de lo sobrenatural” (P. Kentenich al P. Menningen desde la cárcel del Carmelo 20 de enero de 1942). La fe inquebrantable en esta realidad sobrenatural, la esperanza en esta realidad, nos ha inducido a poner de lado todos los medios humanos y dejarnos encerrar en el infierno de Dachau. ¿Cuál es la clave? El estar firmemente anclado, estar en “casa” en el mundo sobrenatural, en este mundo sobrenatural que hoy día se conoce poco o nada; incluso en círculos católicos. Solamente lo recuerdan cuando ya no hay medios humanos a disposición.  Pero nosotros vivimos en este mundo del más allá. (“El fundador a las Familias”, Dachau 1967).

Nuestro Padre habría aconsejado a otros, en su misma situación, aprovechar los medios naturales que le ofrecían para salvarse  de Dachau. Él desechó toda seguridad humana, para consciente y libremente entregarse en manos de la Providencia. El 20 de enero de 1942, él tuvo la convicción, después de la Consagración  en la Misa, de que Dios le pedía ir voluntariamente al campo de concentración para producir en la Familia un crecimiento de la fe en la realidad del mundo sobrenatural. Con ello él se transformó para todos los hijos de Schoenstatt, el Padre engendra y educa en la experiencia concreta de la realidad sobrenatural, enseñándonos a tomarla en cuenta y a confiarnos en su conducción. Así toda la historia del 20 de enero y sus entornos, significa para nosotros una escuela de la fe práctica en la Divina Providencia.

¿Qué le enseña a mi fe la actitud que tuvo nuestro Padre en la cárcel del Carmelo?

¿Qué experiencias de mi vida  pasada me ayudan a crecer en la fe práctica en la Divina Providencia?

Boletínes

N° 133 del 18 de octubre al 18 de diciembre de 2017

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores