Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

«BAJO LA PROTECCION DE MARIA QUEREMOS APRENDER A EDUCARNOS A NOSOTROS MISMOS»

October 25 de 2016

27 DE 0CTUBRE 1912

En 1911 el Padre Kentenich fue nombrado profesor de latín y alemán en el Seminario Menor de los Padres Pallotinos en Ehrenbreitstein, un villorrio a las orillas del Rhin, frente a Coblenza, a pocos Kms. de distancia de Schoenstatt. Comenzó sus clases con una frase que permaneció grabada en la mente de sus alumnos: “Ahora queremos trabajar juntos. Les voy a exigir mucho, pero también ustedes pueden exigir de mí el máximo. Así vamos a hacernos buenos amigos este año”. Esta frase es símbolo de una actitud y también de un método nuevo en la educación. En aquel entonces reinaba la distancia entre profesor y alumno, el aprendizaje era estático y de memorización. El modo de hacer las clases del Padre fue, en cambio, dinámico. Las materias suyas,  no eran las más amenas, pero lograron captar a los alumnos, pues había diálogo y participación activa.

En septiembre de 1912 se trasladaron los cursos superiores de humanidades de Ehrenbreitstein a Schoenstatt, donde hasta el presente sólo estaban los cursos inferiores. Este suceso trajo una pequeña revolución. En Ehrenbreitstein había más libertad en la disciplina y el lugar era más amplio, casi romántico, pues la casa tenía apariencia de castillo y miraba al Rhin. Con el traslado se impuso una disciplina más rígida. la nueva casa no tenía ningún encanto para ellos: era un edificio donde no se sentían a sus anchas. Todo esto produjo una ruptura en las relaciones de confianza entre profesores y alumnos. En estas circunstancias se creó el puesto de Director Espiritual para los jóvenes. El Padre Provincial Kolb pensó en el P. Kentenich, pero no se decidió a nombrarlo por no removerlo de su puesto como profesor donde desarrollaba una valiosa labor. El P. Kolb nombró sucesivamente a dos padres; pero ambos debieron abandonar sus puestos a causa de enfermedad. De este modo la Divina Providencia hizo que se pensara nuevamente en el P. Kentenich, quien fue designado en octubre del año 1912 definitivamente para el cargo. Así el Padre, al llegar a Schoenstatt, asume su nueva tarea. Con este hecho se inicia propiamente la etapa en que Dios va a colocar al Padre Kentenich en el camino directo hacia la Fundación del Movimiento. El domingo 27 de octubre de 1912 el nuevo Director Espiritual dio su primera conferencia a los alumnos. A la luz de desarrollo posterior se ha visto esta plática como el primer esbozo y anuncio de lo que luego tomará forma plena en Schoenstatt, por eso se le ha llamado ACTA DE PREFUNDACIÓN. El mismo Padre Kentenich la tituló: “Programa”.
La plática comienza con una introducción en la cual el Padre Kentenich, en broma y en serio, hace alusión a la sorpresa y desconcierto que había producido su nombramiento como Director Espiritual.

El padre Kentenich le dice a los jóvenes:” Me pongo, por lo tanto, enteramente a su disposición, con todo lo que soy y tengo; con mi saber y mi ignorancia, con mi poder y mi impotencia, pero, por sobre todo, les pertenece mi corazón. Sólo el tiempo que de ustedes me reste servirá para la realización de mi idea predilecta. Espero que nos entendamos bien. Espero que haremos todo lo posible por alcanzar, del modo más perfecto, el fin común que nos hemos propuesto”. Ahora les propone su nuevo plan de trabajo:” ¿Cuál es, entonces, nuestro fin? La pregunta es importante, porque de su respuesta dependen nuestras relaciones en el futuro. Por eso les respondo clara y brevemente: Bajo la protección de María, queremos aprender a educarnos a nosotros mismos, para llegar a ser personalidades recias, libres y sacerdotales. la realización y la práctica de esta meta nos ocupará todo el año. Hoy apenas quiero dar algunas explicaciones.”… “Queremos aprender a educarnos a nosotros mismos. Esta es una tarea noble y alta. Hoy en día la autoeducación ocupa el centro de la atención en todos los círculos culturales. La autoeducación es un imperativo de la religión, un imperativo de la juventud, un imperativo del tiempo. No pretendo ahora explicar detalladamente todos estos pensamientos. Sólo diré algo sobre lo último.”..” si es que no aplicamos enérgicamente todas las fuerzas para producir muy pronto un cambio. En lugar de dominar nuestras conquistas, nos hacemos sus esclavos. También nos convertimos en esclavos de nuestras propias pasiones.” Sí, avancemos en el conocimiento y en la conquista de nuestro mundo interior por medio de una metódica autoeducación.”,,” Sólo una cosa nos puede ayudar: la firmeza de nuestros principios. ¡Tenemos que ser personalidades recias.”…” Tenemos que ser personalidades libres. Dios no quiere esclavos de galera, quiere remeros libres.”..” De acuerdo a nuestros estatutos debemos cultivar la devoción mariana en comunidad…Queremos crear esta organización, Nosotros, no yo. Porque en este sentido no haré nada, absolutamente nada, sin el pleno consentimiento de ustedes. No se trata aquí de un trabajo pasajero, sino que de una estructura que sirva para todas las generaciones futuras. Los sucesores de ustedes han de alimentarse del celo que ustedes muestren, del conocimiento de sus almas y de su prudencia. Estoy convencido de que si todos cooperan, haremos algo que valga la pena Unidos queremos comenzar la gran obra,u nidos terminarla. Queremos aprender a educarnos bajo la protección de maría para llegar a ser personalidades recias, libres y sacerdotales. Que el Buen Dios nos dé Su bendición para ello. Amén. (tomado del Acta de pre fundación).

Boletínes

N° 136 del 18 de abril al 18 de junio de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores