Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

«NUESTRA MEDALLA DE ALIANZA»

October 13 de 2016

Nos acercamos al 18 de octubre, y volvemos sobre la fundación de Schoenstatt en 1914. ¿Qué significado tiene para nosotros llevar esta medalla?
Hacemos parte de la historia, de Schoenstatt y sobre todo por ser parte de la generación fundadora en Colombia, veamos lo que el P. Kentenich nos dice el 8 de diciembre de 1944: “Las fechas grabadas en nuestra medalla, "14 y 44", significan lo mismo. Lo que se vivió y actúa inconscientemente en la Familia desde hace mucho tiempo: la tendencia hacia la amplitud, encontró en 1944 una forma concreta y conscientemente aspirada y vivida. Llegó a ser una tarea claramente conocida. La semilla que se esparció en 1914 en Schoenstatt, por un proceso lento y orgánico, llegó a ser un árbol grande. Lo que el Señor dijo del grano de mostaza y de la levadura, se puede aplicar también, en parte, a nuestra Familia.
Hoy brota de este árbol una rama nueva y fecunda: nuestro círculo. Tiene las mismas características del árbol del cual brotó. Por lo tanto, acoge con el mismo fervor el universalismo que inspiró la consagración de octubre. Lo asume como programa de vi­ da, claramente conocido y conscientemente aspirado. Sí, y aún más, proyecta el universalismo en todos los sentidos: en la profundidad, en la altura, en la latitud y longitud, tal como lo muestra inequívoca­ mente el símbolo elegido”. Lo que está brotando en Colombia es esta semilla que fue sembrada hace 102 años y que hoy nos da una muestra de dar frutos con nuestro amor y compromiso.

El P. Kentenich continua: ” Esperáis de mí que interprete lo que en este momento vibra en vuestras almas y busque una expresión. La tarea no es difícil. Sólo tengo que explicar con claridad lo que me dice vuestro símbolo en forma gráfica. Me habla de la tarea original que aceptáis hoy solemnemente. En segundo lugar, me habla de la gracia original que, hoy de un modo igualmente solemne, se os ofrece como don. Veis qué fuertemente vive en mí la antigua manera de pensar, que en cada consagración ve una adecuada renovación de la misión y del don de fundadores. La frase tan conocida: "Lo que heredasteis de vuestros padres, conquistadlo para poseerlo", quiere tomar forma de nuevo, y con más profundidad, en cada consagración. Así permanecemos en medio de toda nuestra movilidad y adaptación a las circunstancias según la voluntad de Dios, de manera eminente, conservadores y vinculados a la tradición” Esta es una respuesta a nuestra pregunta de lo que significa portar la medalla como comunidad fundadora, una comunidad que se entrega de corazón a Jesús y a  María. Que comprende que no solo se entrega, la voluntad y los sentidos, si no  aspiramos que nuestra Alianza sea una profunda unidad de corazones. sabemos que el compromiso no viene solo, viene con las herramientas para la lucha; herramientas que despiertan nuestros talentos dormidos; que nos conceden

Boletínes

N° 139 del 18 de Octubre al 18 de Diciembre de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores