Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

21 de junio de 1952. EL CAMINO HACIA MILWAUKEE. “Y TE LLEVARÁ ADONDE TÚ NO QUIERAS “

June 10 de 2016

En una conversación con el Visitador apostólico, P. Sebastián Tromp SJ, a fines de septiembre de 1951 en Limburgo, se le prohibió al Padre permanecer en Schoenstatt. Solamente podía estar en Schoenstatt para las Jornadas previamente anunciadas, como la Jornada Pedagógica del 51 y la Semana de Octubre de ese año. El resto del tiempo se quedó en Montabaur, Bad Ems y Ochtendung. La Patria querida le fue negada. Hacia fines de octubre viajó nuevamente a Suiza y finalmente a Roma. En un decreto del 1º de diciembre se dispuso, por parte de la Iglesia, que debe dejar Europa. En enero el Santo Oficio le asignó como destino la sede de los Pallottinos en Milwaukee. Nuestro Padre llegó allí el 21 de junio de 1952. Personalmente, el Padre tenía otras tareas y metas después de la guerra. Se había lanzado al mundo para llevar a Schoenstatt a lo internacional. En Suiza había coronado a la MTA como Reina del Universo. Estaba avanzando con su fundación, pero ahora estos decretos bloquearon su camino como señales de stop. "Otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras", así leemos en el evangelio de San Juan las palabras de Jesús a Pedro. Los caminos del gran pescador de hombres no serían los caminos que él se imaginaba y quería. Otro te ceñirá y tomará la conducción. Así lo leemos al final del evangelio de San Juan con miras al Padre y su futuro. Es lo que vivencia también nuestro Padre y Fundador: otro lo llevará. ¿Será que se confía a la conducción de Dios, a sus caminos  incomprensibles? José Kentenich nunca negó el carácter de riesgo de la fe. Nunca minimizó el claroscuro de la Fe en la Divina Providencia. Tampoco se entregó a ilusiones sobre el destino de profeta, como lo testimonian sus palabras el 31 de mayo de 1949 en Bellavista: "Quien tiene una misión ha de cumplirla aunque conduzca a los más oscuros y profundos abismos, aunque exija dar un salto mortal tras otro! La misión de profeta trae siempre consigo suerte de profeta". ELas circunstancias ponían a nuestro Padre en situación de recibir las más diversas y también muy injustas sospechas. Dachau habrá sido más peligroso para el cuerpo y la vida. Lo superó. Pero Milwaukee fue más doloroso, fue más amargo. Significaba  menosprecio, sospecha y ser ignorado. Sin embargo él se había preparado para estas dimensiones.

La historia de la vinculación y entrega, frente a toda la Familia presente. Es una historia que podemos poner con justicia al lado de la historia tan valiosa del Jardín de María. la nueva imagen del hijo y la nueva imagen del Padre que maduró en esta etapa de la historia de la Familia y la corriente del Santuario Hogar y del santuario del corazón, que nacieron allí. Nuestro Padre habló con gusto sobre ello en las pláticas de Roma y en sus visitas a diferentes centros schoenstattianos de nuestra Patria. Transmitió ambos mensajes con gran emoción, como fruto del gran tiempo de pruebas de los últimos 14 años. Ambos son una impronta para nuestra familia en su espiritualidad y aplicación. Más allá, me parece que hay otras herencias muy valiosas, aún cuando han sido dadas y confiadas más a comunidades particulares.

Boletínes

N° 136 del 18 de abril al 18 de junio de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores