Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

LA MISION DE LA SANTISIMA VIRGEN DESDE SCHOENSTATT

September 27 de 2015

Veamos como la misión de la Santísima Virgen María desde Shoenstatt, ha  enriquecido  la Iglesia por espacio de 100 años y este mes al cumplir los 101 años, queremos despertar esta conciencia de misión, una misión que nace de la Alianza de amor. A continuación tomaremos   apartes de un texto del Padre Kentenich acerca de la Misión de la Santísima Virgen.

Al echar una mirada retrospectiva sobre todo lo que ha obrado la Sma. Virgen en virtud de esa Alianza de Amor en Schoenstatt y a través de Schoenstatt, quedamos asombrados por todo lo que la Sabiduría Eterna y la Sma. Virgen ha alcanzado mediante instrumentos tan simples y sencillos. Siempre hemos sido conscientes de nuestra pequeñez, indignidad y miseria o bien, humanamente hablando, de nuestra inutilidad. [La Sabiduría Eterna y la Sma. Virgen] obraron grandes cosas porque nuestro desvalimiento humano se vinculó, se unió, se abrazó inseparablemente a la omnipotencia divina.                                                                                                                                                                                                           

Ahora bien, ¿cuál es en general esa misión para estos tiempos que corren?  Dar nuevamente a luz a Cristo, en medio de los cambios de este tiempo, para volver a imprimir los rasgos de Cristo a la Iglesia de la nueva ribera. ¿Y cómo es esa misión en particular? La teología, fundada en las Sagradas Escrituras, nos brinda una respuesta clara. Si examinamos, aunque sea rápidamente, las Sagradas Escrituras, percibiremos que el nombre, la persona de la Sma. Virgen está siempre ligada a toda la historia de salvación en el acontecer mundial, en el orden salvífico, existen no sólo fuerzas que actúan en primer plano y se pueden apreciar directamente sobre el escenario de la vida. No; detrás se hallan también fuerzas ocultas, y éstas son las principales. Por un lado el diablo; y por otro, las fuerzas divinas, el Señor y su Santísima Madre.

Ya vislumbramos cuál es la misión de la Sma. Virgen. En razón de lo que hemos ido exponiendo, esa misión es, en lo más profundo, la de ser la gran adversaria de Satanás. Con razón se designa con frecuencia a la Sma. Virgen, por un lado, como colaboradora del Señor en la obra de la redención, tal como nos lo presentaba, a modo de esbozo, el protoevangelio. Por otro lado, ella es, siempre junto al Señor, la adversaria de las fuerzas diabólicas. Allí cuando comienzan a operar poderes demoníacos, allí siempre y en el momento oportuno aparece también la adversaria junto con el adversario de tales potencias malignas.

. En el punto culminante de la historia de salvación: el Señor en la cruz, y la Sma. Virgen al pie de la cruz, ambos inseparablemente unidos. El Señor mismo dice que vino para destruir las obras de Satanás (cf. 1 Jn 3, 8). En estas palabras suyas consideramos que hay también una referencia al papel que desempeña su Santísima Madre: según el plan divino, ella está siempre junto al Señor en esa lucha contra el diablo. Ambos unidos en indisoluble biunidad. En el final] Al abrir el libro del Apocalipsis volvemos a encontrar su figura, muy interesante y reveladora. Allí se nos aparece, naturalmente con la Iglesia y en la Iglesia, como "la gran señal en el cielo, una mujer resplandeciente como el sol, coronada de estrellas y con la luna debajo de sus pies (Ap 12, 1). ¿Qué significa esta imagen? Es la gran señal de la Vencedora. Ella, en la Iglesia y con la Iglesia, alcanzará finalmente la victoria total en la gran lucha contra Satanás.

Nosotros, desde los albores de Schoenstatt, hemos afirmado que es la misión específica y peculiar de la Sma. Virgen en el acontecer salvífico: ser la colaboradora y compañera oficial y permanente del Señor en toda la obra de la redención. "¿Tenemos ahora un concepto claro de la misión de la Sma. Virgen? Se trata de una misión que ella tiene para todos los tiempos.

Y además, en virtud de la Alianza de Amor ella ha prometido cumplir esa misión desde Schoenstatt de una manera más profunda y abarcadora. Desde Schoenstatt en cuanto lugar y a la vez en cuanto comunidad. ¿Qué quiere ella pues en virtud de la Alianza de Amor?: comprometerse, obligarse a cumplir de manera especial esa gran misión a través de su Santuario y de la comunidad de Schoenstatt. Y ello en medio de los terribles y desorientadores cambios de los tiempos que corren.

De: J. Kentenich, Alocución a la Familia de Schoenstatt, Schoenstatt, 1.5.1966

Boletínes

N° 136 del 18 de abril al 18 de junio de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores