Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

UNIDOS A JESUS Y A MARIA VIVAMOS LA CUARESMA

March 22 de 2015

UNIDOS A JESUS Y  A MARIA VIVAMOS LA CUARESMA
“La Cruz de la Unidad expresa esta bi-unidad entre Cristo y María, que tiene sus raíces en lo que Jesús nos deja como testamento en su Cruz: “He ahí a tu madre”. Y agregó que “la Cruz de la Unidad es el símbolo de Schoenstatt más conocido en la Iglesia”
Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, y la hermana de su madre, María, esposa de Cleofás, y María Magdalena.  Cuando Jesús vio a su madre, y junto a ella al discípulo a quien él quería mucho, dijo a su madre:
—Mujer, ahí tienes a tu hijo.
Luego le dijo al discípulo:
—Ahí tienes a tu madre( JUAN 19, 25-27)

“Concededme entregar a los pueblos, como el signo de redención, tu cruz, Jesucristo, y tu imagen, María. ¡Que jamás nadie separe lo uno de lo otro, pues en su plan de amor el Padre los concibió como unidad!” rezaba el P. José Kentenich durante los años de prisionero en el Campo de Concentración de Dachau.
María está de pie junto a la cruz y sostiene en sus manos un Cáliz. Ambos se miran expresando así su intima unidad en una misma y única ofrenda a Dios Padre. Ella se da por entero a la obra redentora del Señor y recibe  del crucifijo la abundancia de su gracia. Desde lo alto de la Cruz, Cristo la proclama como madre nuestra.
Este Cristo es un Cristo de la unidad: El Cristo filial íntimamente unido al Padre,  el Cristo Paternal , íntimamente unido a los hombres;  EL Cristo Mariano íntimamente unido a María y el Cristo comunitario , íntimamente unido a su Iglesia.
El que durante la última cena expresa el deseo más ardiente de su corazón : QUE TODOS SEAN UNO,COMO TU, PADRE Y YO SOMOS UNO

 

Maria, así como estuvo pronta en dar asentamiento al ángel en la anunciación, con igual disponibilidad repitió un  SI renovado  a los  planes de Dios eterno, infinitamente sabio, SI,  estoy  dispuesta y pronta a ser su compañera  y colaboradora en la economía de la salvación
Entonces Cristo no debería llevar solo  las burlas y el desprecio  que recibió de los hombres, no solo sangrara el corazón de Cristo, sino también  el de María. Así ella debería preparar su corazón para abrazar y compartir el dolor de su hijo.

“En nuestra celebración del centenario, Quisimos  que esta cruz fuera  una expresión de nuestra disposición misionera para la Iglesia del siglo XXI. Queremos llevar a Cristo y a María al mundo.”

¿Estamos dispuestos y prontos  con nuestro  SI a,   a ser  colaboradores  en la economía de la salvación ?
-¿Nuestra entrega nos permitirá permanecer fieles?

Boletínes

N° 139 del 18 de Octubre al 18 de Diciembre de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores