Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

¿QUÉ DEBEMOS HACER FRENTE A LA REALIDAD DE NUESTROS NIÑOS?

February 22 de 2015

Frente a la situación actual, en relación con el trato con los niños, en nuestro país, en Latinoamérica y en el mundo entero. Queremos compartir este articulo que nos envía desde Chile, la Hermana Eugenia María, que encaja con la situación que viven los niños diariamente de la cual debemos despertar y hacer algo para que no se siga legalizando los hechos de violencia cometidos contra la vida e integridad de los niños.

Es hora de iniciar una campaña de educación para que como Iglesia seamos consientes de lo que esta pasando.

¿NO NACIDOS “LEGALMENTE”?

Hna. Eugenia María Muñoz

¿SI ES LEGAL ES BUENO?

La lección de la historia nos recuerda que:
La esclavitud en Africa era legal, un continente entero sin libertad.
La solución final de los nazis -Holocausto judío- también era legal.
El Gulag de los soviéticos, campos de concentración que los prisioneros ‘llamaron triturador de carne’, era legal.
Los espartanos mataban a los hijos con discapacidad, arrojándolos desde las laderas del Taigeto, y era legal.
Los cartagineses ofrecían sacrificios de niños a los dioses, para ser ‘escuchados’ y era legal.
Para los romanos, el niño recién nacido no era nada hasta que un ‘pater familias’ lo alzaba y lo introducía en su familia. Hasta ese momento, el niño podía ser asesinado, vendido como esclavo, arrojado a la calle o dado de comer a los leones del circo romano.
Las culturas precolombinas tenían entre sus rituales legales y religiosos, los sacrificios humanos, a menudo mujeres y niños.

Todo esto era LEGAL, DEMOCRATICO Y CONSENSUADO… !!! Las conciencias podían dormir ‘tranquilas’. No era tan ‘malo’, matar… estaba permitido.

PERO DIOS SE HIZO NIÑO EN BELEN

Así lo profetizó Isaías 9,2 ss.

El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz; los que moraban en tierra de sombras de muerte, una luz resplandeció sobre ellos. Porque un Niño nos ha nacido, un Hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros. Y se llamará Admirable Consejero, Dios Todopoderoso, Padre Eterno, Príncipe de la Paz.

Jesús trajo una gran luz, y a Herodes no le gustó, buscaba al Niño para matarlo… José salvó al Niño y a la Madre... y esa luz siguió irradiándose... pasó de mano en mano... de mártires, de santos, de testigos anónimos, que dieron su vida por defender y proteger toda vida humana.

Por primera vez en la historia a partir de este ‘pequeño Niño’, se difundió la certeza y el sentido de que todo ser humano es sagrado e inviolable, que ningún poder del mundo puede disponer de la vida o de su dignidad. Así se fue construyendo por siglos nuestra cultura cristiana, basada en la libertad, el respeto a la vida y el amor al pobre, al huérfano y a la viuda. (Salmo 68)

El aborto ¿no es una vuelta al corazón de las tinieblas, a las sombras de muerte, no es una negación de la condición humana misma: el derecho a la vida?

 

¿ESO QUEREMOS? ¿QUÉ PASA CON NOSOTROS EN TODO ESTO?

¿NO TENEMOS NADA QUE DECIR? ¿ESTAMOS DE VACACIONES?


Te invito a mirar a María con su Niño,

rezar un Ave María, y que Dios ilumine a cada uno QUÉ DEBEMOS HACER, ¡YA!

Boletínes

N° 136 del 18 de junio al 18 de agosto de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores