Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

LA GRAN EXPERIENCIA DE LA PEREGRINACION AL SANTUARIO ORIGINAL DE SCHOENSTATT EN SUS 100 AÑOS

November 15 de 2014

La experiencia de asistir a la conmemoración de los 100 años de shoenstatt. Fue para mí algo indescriptible; iniciamos la peregrinación con la visita al Santuario Original. allí está un pedacito de cielo, está el tabor, se siente la presencia de la Mater. Ella estaba lista para recibirnos e irradiar en nuestros corazones sus gracias y bendiciones.

La visita a la iglesia de la Santísima Trinidad. Lugar donde falleció nuestro padre fundador, entrar a su tumba y sentir que El está ahí, y nos escucha. Esta vivencia nos da la fortaleza para iniciar nuestra misión en medio de este mundo tan convulsionado. Son estos los regalos que producen una felicidad indescriptible y hacen nuestra vida fecunda.

Los días fueron trascurriendo entre eucaristías, visitas a los Santuarios y actos litúrgicos que nos fueron adentrando poco a poco en la Historia de los 100 AÑOS y a la espiritualidad de nuestro movimiento.

Tuvimos la oportunidad de entregar el regalo, de la misión Familia 2014, en una carpa especial que estaba dispuesta para ello. Ofrecimos nuestro capital de gracias y todo el amor de quienes no habían viajado pero que en sus capitales de gracias lo expresaban, con la esperanza de que Colombia llegue a ser muy fecundo y tenga su Santuario.

El 18 el día central renovamos la alianza de Amor, fue maravilloso sentir la presencia de multitudes de FAMILIAS y de JÓVENES que habían venido de todos los rincones del mundo, llenas de Fe, de Alegría y de piedad , podríamos decir que vibrábamos todos en un mismo ideal:” buscar la santidad en nuestra vida diaria”. Todos irradiábamos la felicidad de estar allí y sentir la presencia de Dios, Nuestra Mater y el padre Kentenich. solo fueron momentos de alegría y felicidad.

En el viaje a Dachau, nos acompañó la lluvia, fue doloroso, sentimos el dolor que se vivió en estos campos de concentración, de todas formas allí. Todos los peregrinos reflexionamos sobre la vivencia del mundo, y las consecuencias de esta parte de la historia de la humanidad. Asistimos a la Eucaristía que nos fortaleció porque estábamos muy apagados.

Asistir a la audiencia con el Santo padre para nosotros los colombianos fue difícil. Ese día había paro de trabajadores en Roma y nos tocó desviar mucho casi no logramos llegar a el auditorio, nos toco ubicarnos en el último rincón, estábamos algo pesimistas de que lográramos ver a el Santo Padre, y cual sería nuestra sorpresa y alegría, pues el Santo Padre ingresó por donde estábamos nosotros y logramos tener la dicha de saludarlo darle la mano, la verdad estar cerca al Santo Padre nos fortaleció a todas , vemos en El UN APÓSTOL con mensajes maravillosos, es nuestra guía y fortaleza.

Definitivamente esta experiencia me ha hecho sentir que la Mater me permitió asistir a estas actividades para que viva en carne propia lo que significa ser Misionero, ser apóstol de María y para darme la fuerza necesaria para seguir adelante con la misión y apostolado, comunicando la alegría, la pasión por la misión en medio de nuestro país, en la familia, en la parroquia y a la gran familia de Schoenstatt en Colombia.

¡Padre tu Alianza nuestra misión!
Rosa Aristizabal.

Boletínes

N° 136 del 18 de junio al 18 de agosto de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores