Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

100 AÑOS DE SCHOENSTATT: EL PAPA FRANCISCO INVITA AL MOVIMIENTO DE SCHOENSTATT A TRABAJAR POR UNA «CULTURA DE ENCUENTRO»

October 31 de 2014

El Papa Francisco recibió el sábado 25 de octubre al Movimiento Apostólico de Schoenstatt con motivo de la celebración del centenario de su fundación. «Una cultura del encuentro es una cultura de alianza», fue quizá una de las expresiones del Papa Francisco más aplaudidas por los casi 8.000 peregrinos provenientes de más de 50 países que se juntaron en Roma para celebrar justamente el acto fundacional de este Movimiento: la Alianza de Amor con la Virgen María.

Al comenzar la Audiencia, el P. Heinrich Walter, Presidente del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, se dirigió al Santo Padre recordándole su conocida expresión de que los pastores deben oler a oveja y le agregó: “esperamos que con este encuentro podamos transmitirle algo de la espiritualidad -que Dios nos ha regalado-, de tal modo que en usted quede algo del olor mariano de Schoenstatt”. La opción “cuerpo a cuerpo” por las familias.

Al abordar el tema del matrimonio y las familias el Santo Padre fue muy claro en la necesidad de tener los conceptos y las ideas claras, llamar a las cosas por su nombre. Pero en cuanto a la pastoral de ayuda quiso detenerse en la necesidad de acompañar “cuerpo a cuerpo” las diversas situaciones, “lo que significa perder tiempo” como lo hizo Jesús, el gran maestro de perder el tiempo para hacer crecer las conciencias y sanar las heridas.

María es Madre

“María es madre” fue el acento que repitió el Papa Bergoglio al responder sobre su relación personal con la Virgen María y su visión de María en la Nueva Evangelización.

Jóvenes: no hay nada que supla el camino del testimonio

A los jóvenes los invitó a ser verdaderos testimonios que atraigan a los otros jóvenes, “Vivan de tal manera que otros tengan ganas de vivir como nosotros. Agregó que al camino del testimonio no hay nada que lo supla y que “lo podremos hacer si asumimos en nuestra carne y en nuestra vida a ese alguien que se llama Jesús”.

Después los invitó a hacer una opción por salir en misión, repitiendo una vez más esa invitación y alerta: “un movimiento eclesial que no sale en misión es un movimiento de exquisitos. A lo más en vez de ir a buscar ovejas para ayudar y dar testimonio se dedican a peinar ovejas, son peluqueros espirituales.”

Sociedad

En la cuarta pregunta al Santo Padre lo invitaron a compartir cuál era su secreto para perseverar en el servicio y mantenerse alegre en medio de las frustraciones y dificultades. Luego de su primer “No sé” se dedicó a compartir cómo sostiene su vida en la oración y en el abandono, en la audacia y el coraje y que quizá lo que más lo ayuda es vivir descentrado, “si nos quedamos encerrados en nuestro mundito, no terminamos de entender, no terminamos de saber cuál es la verdadera situación de una verdad”.

Dentro de esta pregunta destacó algo que le impresionó de la historia personal del P. José Kentenich, fundador del Movimiento de Schoenstatt, que vivió 15 años de exilio en el tiempo del pre-concilio.

El Santo Padre dijo, “Me impresionó que el Superior General de ustedes haya hecho referencia a la incomprensión que tuvo que padecer el padre Kentenich y, al rechazo. Ese es signo de que un cristiano va adelante: cuando el Señor le hace pasara la prueba del rechazo. Porque es el signo de los profetas.” “Una cultura de encuentro es una cultura de Alianza”

Finalmente, le preguntaron sobre cómo el Movimiento de Schoenstatt podría ponerse al servicio de la Iglesia en la tarea de renovación y cuáles serían los acentos importantes a tener en cuenta.

El Papa respondió que la renovación de la Iglesia es algo que está presente desde la tradición de la Iglesia, haciendo referencia a la conocida expresión “Ecclesia semper reformanda”. Luego se explayó sobre la necesidad de trabajar en base al encuentro, en contraposición al camino del des-encuentro tan transitado hoy. Allí sostuvo que la “cultura del encuentro es una cultura de alianza, que crea solidaridad”.

Finalmente, el Santo Padre confesó un que un sacerdote de Schoenstatt le había regalado una imagen de Nuestra Señora de Schoenstatt que tiene en su velador y aclaró: “todas las mañanas cuando me levanto la toco y le rezo”.

Boletínes

N° 136 del 18 de junio al 18 de agosto de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores