Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

«HARÁ DE ELLOS INSTRUMENTOS APTOS»
5ª. PROMESA DE LA ALIANZA CON LA MTA.

July 05 de 2014

¿Cómo educaba el Padre Kentenich a quienes le eran confiados?
El Padre Kentenich era un gran educador, él trataba de pulir a todas las personas sobre las que tenía un rol pedagógico. Lo hacía de forma muy distinta según las personas: a unas las trataba con inmensa ternura y a otras con firmeza según la necesidad educativa que observa.
En la BIBLIA encontramos varios personajes que se transformaron seria y drásticamente para cumplir su misión.
SAN PEDRO: de ser un hombre temeroso, cobarde, que incluso negó a Jesús por tres ocasiones, se transformó en mártir y primer responsable líder del cristianismo.
SAN PABLO: de ser un perseguidor de la Iglesia se convirtió en el Apóstol de los gentiles. En todos los lugares donde iba proclamaba la fe en Jesús Resucitado y la nueva vida que brota como fruto del encuentro con El.
SANTA MARTA: el mismo Señor Jesús le hace comprender que la actitud de su hermana, escuchar al Señor es la mejor. Le muestra como la vida activa, sin oración (contemplación) lleva a la dispersión. Le muestra el Camino para ser instrumento apto.

En SCHOENSTATT también reconocemos como muchos hermanos en la Alianza, se han convertido en modelo de instrumentos aptos, porque se dejan educar por María y por la pedagogía de nuestro Padre Fundador.

HERMANA MA EMILIE ENGEL

“Le pedí al Señor pies y el me regaló alas”.
El P JK comentó de la Hna. Emilie que ella era un auténtico testimonio del amor misericordioso y paternal de Dios. Una prueba de que la espiritualidad schoenstattiana sirve para educar personalidades libres y firmes.
Ella aprendió que sus limitaciones, debilidades e incluso fracasos no eran obstáculos, sino punto de partida para una vida plena y fecunda y sobre todo para experimentar el amor misericordioso y paternal de Dios. Así vivió su vida con alegría y serenidad, siendo para muchos un lugar de encuentro con Dios. «La vida es tan corta. En nuestro pensar y sentir, en nuestro hacer y dejar de hacer, hay aún muchas, muchas imperfecciones terrenales. Les hablo por propia experiencia. Y ya que no nos queda tanto más tiempo, queremos esforzarnos cada vez más seriamente en viajar en el “tren de la filialidad”. A mí me encontraran en el vagón Providencia. Si Padre, Si Madre, es el lema. Pero ser hija significa dejarse educar por el Padre y la Madre.

Nuestro PADRE FUNDADOR nos dice:
«Tenemos que aprender a auto educarnos, bajo la protección de María»
.
Ya en su “Programa” en la primera plática a los jóvenes en Octubre de 1912, el Padre destaca el lugar de la autoeducación afirmando: «Queremos aprender a educarnos nosotros mismos. La autoeducación es un imperativo de nuestro tiempo».
Afirma a los jóvenes que mientras más pronto asumamos la conquista de nuestra personalidad más fácil será aspirar a ideales altos y nobles, tareas que Dios Padre nos confía.
Nos recuerda el PJK como los tiempos “actuales” son un llamado del Señor de la historia a ser sus colaboradores, pues con nuestra autoeducación logramos encarnar nuestra mejor versión de sí mismo y nos transformamos en hombres nuevos que responden a la exigencia del tiempo en forma original y responsable.

Me pregunto:

¿Qué hago en mi vida diaria por educar mis puntos débiles, mis defectos y así poder ser un mejor instrumento en manos de María, para que Ella pueda realizar la misión de su Hijo, a través mío?
¿Estoy consciente que debo pulirme para transformarme en un instrumento apto?
¿Cómo es mi vinculación a María?
De la vinculación mariana a la actitud mariana. ¿Qué actitudes de la Mater estoy conquistando? Y practicando?
He tomado conciencia de que lo que haga o deje de hacer en la autoeducación - en la fuerza de mi Alianza de Amor – repercute en los demás miembros de la Familia de Schoenstatt?
¿En qué tengo que educarme para ser un auténtico instrumento apto?
¿Qué seguros tomo para ser constante y firme en mi auto educación?

EN NUESTRA IGLESIA hay también grandes personalidades que nos son ejemplos de vida. Comentemos sobre:
San Ignacio de vanidoso se transformó en un gran servidor de la Iglesia.
San Francisco se desprendió de todo lo que le impedía ser un auténtico instrumento de Dios.
Santa Teresita desde su sencillez nos descubre cómo siendo niña ante Dios, alcanzo ser doctora de la Iglesia. De la vida de estos grandes santos: ¿Qué rasgo es el que más me impresiona? Por qué? ¿En qué lo puedo imitar yo desde mi realidad personal?

«Nada sin Ti, nada sin nosotros». Ofrecimiento de capital de gracias.

Boletínes

N° 136 del 18 de abril al 18 de junio de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores