Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

«AMÓ A LA IGLESIA»
EN ESTE AÑO JUBILAR CONOZCAMOS MAS AFONDO AL P. KENTENICH

January 22 de 2014

Te agradecemos Señor por la vida del P. José Kentenich porque ella, toda, es un signo del obrar del Espíritu Santo en la Iglesia, y tal como aparece en su epitafio «AMÓ A LA IGLESIA» podemos ir conociendo de su obra que ha sido presentada para su proceso de canonización. El P. Ángel Strada, de nacionalidad argentina, primer consejero de la Dirección General de Schoenstatt, postulador de las causas del Padre Kentenich y de Mario Hiriart, destaca que hay grandes avances en el proceso de canonización, y además cómo se manifiesta en profundidad el carisma y la personalidad del Padre en todo lo que se trabaja en el contexto del proceso.

Para hacerse una idea:

26.000 documentos no editados
9.500 cartas del Padre
8.000 páginas es lo que escribió en Milwaukee
350.000 páginas (mil libros de 300 páginas)
Fama de santidad en 85 países del mundo
Testificaron 150 personas
El registro de las fichas de cada documento tiene 4.800 páginas.

Nuestro Fundador a fondo
¿Qué características nuevas ha podido detectar en el Padre Kentenich al conocer estos escritos no publicados de él?

– Hay miles de cartas de él en las cuales se ven muchísimos aspectos de cómo acompaña espiritualmente a las personas. Los tipos de consejos que da, cómo corrige, cómo advierte, cómo consuela, cómo alienta. Por ejemplo, muchas veces él dice: "Sea un rayo del sol" para su comunidad, para su familia. O también es muy frecuente en él la invitación a la confianza, la confianza en Dios y la confianza en sí mismo. "Confíe en que Dios a usted le dio talentos para superar esto, confíe en sus experiencias positivas", y otra cosa que reitera muchísimo "actúe de acuerdo a su conciencia", sabiendo que muchas veces va a provocar conflicto con eso, pero "anímese a ser usted mismo". También aparece mucho la invitación a vincularse al Santuario, al diálogo con María. Y al final siempre dice "yo la acompaño, yo le acompaño", "yo pienso en usted", "rezo por usted", "la tengo presente", "cuente con mi oración". Son expresiones muy fuertes en compromiso personal. Así se puede explicar que haya tenido tanta influencia sobre las personas.

En general el Padre mantuvo una línea de continuidad extraordinaria. Los retiros predicados a las Hermanas, a los matrimonios tienen una profundidad mayor que otros retiros. Nunca hemos sentido que haya un tema totalmente nuevo, yo diría que en general no. Lo que hay son escritos polémicos, miles de páginas sobre la relación suya con Vicente Palotti. Le escribe al General de los Palotinos, en un momento, una carta que si no me engaño tiene unas 1.100 páginas. El lo llama carta, pero es todo un tratado. Es notable cómo deja muy claro lo que proviene de su obra y lo que es propio de Palotti. Tiene un concepto muy particular de humildad. Yo creo que en gran parte porque siente: "yo no puedo guardar, no puedo callar lo que María ha obrado en mí". Entonces va a decir: "este elemento proviene de mí, no proviene de Palotti". El Padre tiene una autoconciencia sumamente fuerte de lo que María actúa a través de él. Y aquí se descubre un rasgo psicológico; una vez que está convencido de algo, no lo mueve nadie. Cuando él está seguro, está seguro. El Padre Kentenich era de una firmeza enorme, en ese sentido no conocía el talento diplomático. El Padre no negociaba. Este rasgo de su carácter explica la problemática de Milwaukee. El preveía que adoptando una actitud rígida frente a Roma le mandarían un nuevo decreto, restringiéndole más aun la libertad. Sin embargo, lo hacía y llegaba el nuevo decreto. Y respondía "voy a cumplir estrictamente con las normas que usted me está imponiendo, pero no estoy de acuerdo con su fundamentación". El obedece; sin embargo, ese concepto de obediencia exige mucha madurez al superior y al súbdito. A veces es muy desafiante la actitud del Padre, él mismo explica en sus cartas: "yo combino obediencia y acatamiento con franqueza, con libertad interior y con atrevimiento". Así me explico muchas cosas de las que pasaron… en esto sí que me he llevado muchas sorpresas.

- El Padre Fundador estaba muy conciente de que él tenía una misión y que Dios le pedía determinadas cosas. Para una persona que no tiene esa conciencia y que no adhería al Padre, muchas veces no le era fácil. Y eso se nota muy particularmente cuando el Padre vuelve de Dachau: él vuelve con otra actitud, con una actitud interior diferente. Hasta Dachau el Padre Fundador había evitado hablar de sí mismo, había evitado que se hablara de él, que lo fotografiaran, no había contado casi nada de su historia personal. Pero después de Dachau vuelve totalmente convencido de que Schoenstatt es obra de Dios. Su liberación es eso, es una confirmación muy fuerte. Vuelve además convencido de que Schoenstatt tiene que dar un salto, tiene que salir, tiene que jugarse en la Iglesia, en el mundo. Se impresiona de que Schoenstatt ya es una obra internacional. Ahí es cuando decide darle un centro personal que asegure la unidad de esta Familia en constante crecimiento en todo el mundo. "Y la única persona que puede hacer eso soy yo", asegura. Está convencido de que la voluntad de Dios es esa. Entonces permite que lo fotografíen, empieza a hablar de sí mismo, comienza a insistir en la vinculación a él y esto descoloca totalmente a los palotinos. Tanto que algunos dicen que el Padre volvió muy cambiado de Dachau, volvió anormal y esto lo transmiten también a los obispos. El asume que es el precio que tiene que pagar por algo que él considera que es voluntad de Dios y piensa que es lo que necesita la obra.Esto molesta muchísimo a una buena parte de los obispos alemanes y provoca todo el tema del 31 de mayo.

Así, rezando por su pronta canonizacion y sin dejar de pedir la intercesión de nuestro Padre Fundador en cualquier pequeño milagrito de la vida diaria, iremos amando a la Iglesia y a todo lo que tanto amó el Padre Kentenich durante su vida. Nos iremos asemejando a él sobre todo en su peculiar forma de vincularse con las personas y nos estaremos acercando sin duda a aquel día en que el Santo Padre nos regale un nuevo santo para nuestra Familia. Porque además de todos los avances, hay también un beneplácito de parte de Su Santidad Benedicto XVI, quien prologó una novena sobre el Padre Kentenich.

Boletínes

N° 136 del 18 de abril al 18 de junio de 2018

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores