Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

18 de octubre de 2013 -18 de octubre de 2014
AÑO JUBILAR

October 19 de 2013

AÑO DE LA ALIANZA DE AMOR

Querida Madre y Reina: Tú sabes lo que llevo en el corazón, las cosas que me preocupan, los proyectos que tengo en este año de gracias, año jubilar, quiero dejarlo todo en tus manos y especialmente aquella intención que más me preocupa en este momento. ¡Nada sin Ti, nada sin nosotros

Hoy quiero agradecerte especialmente por lo que ha supuesto para mi conocerte, encontrarme contigo en este pequeño rinconcito de Schoenstatt de la parroquia San Maximiliano Kolbe, y cada vez que visitas mi hogar con tu Santuario peregrino, por todo lo que me has regalado, por haberme acercado a tu Hijo Jesús, por todo lo que mi vida ha cambiado desde que Tú me visitas.

Madre, gracias por haberme llamado también a mí a participar de esta Alianza. Al abrirte la puerta de mi corazón te dejo espacio en él, y así puedes educarme y asemejarme a ti. Madre haz que viva de la realidad de la Alianza: ¡Nada sin Ti, nada sin nosotros!

La alianza de amor en Schoenstatt
En el año 1914, hace 99 años. La Sma. Virgen también selló una alianza de amor...
Esta alianza no es más que una renovación de aquella en la que "el ángel del Señor anunció a María". Dios, que al descender al seno de la Virgen lo santificó, quiso hacerse presente en el Santuario a través de María para hacer de este pedacito de tierra, una tierra santa, un lugar del que surja un movimiento santo, gestador de hombres nuevos y de un nuevo orden social. Es ella, por lo tanto, quien quiere utilizar como instrumentos a cuantos sellan la alianza de amor. Los primeros aliados -allá en 1914- fueron un pequeño grupo de muchachos con los cuales estaba yo. Nosotros fuimos en ese momento representantes de ustedes. El otro contrayente fue la Madre de Dios. Nosotros firmamos esa alianza de amor y Ella incluyó en ese documento a cuantos un día se incorporarían a esa alianza.

¿Hay alguien de nosotros que esté dispuesto a incluirse también en ese documento? Así como Adán y Eva representaron a la humanidad en un determinado momento de la historia, también ustedes estuvieron representados en 1914 por aquellos que sellaron la alianza de amor en el Santuario.
Se preguntarán qué obligaciones supone esta alianza de amor. El sencillo hombre de Montevideo trajo un ramo de flores, símbolo de la total renuncia de sí mismo y de la entrega a María. Lo mismo le ofrendaron los muchachos a la Virgen en aquel entonces; en sí esa fue la exigencia de Ella... Ha aprendido esta praxis del buen Dios. Al comienzo de la Redención El había dicho: ¡nada sin María! y por eso, Ella hoy nos dice: ¡nada sin ustedes que han sido llamados! Esto es lo que llamábamos ya en aquel entonces "aportes al capital de gracias", es decir, la conciencia de saber que también nosotros debemos ofrecer algo para que se realice la alianza...

¿Se ha quebrantado en el correr de los años la alianza de 1914 -así como sucedió con Adán y Eva- o hemos permanecido fieles? Sí, hemos permanecido fieles aunque no del todo ya que somos hombres miserables. Es más, ya en aquel entonces fueron muy pocos los que comprendieron -o comprendieron totalmente- lo que esa alianza significaba. Hubo uno que creció por esta entrega hasta el punto de ser actualmente considerado un santo. Otros, en cambio, se quedaron muy atrás. Sin embargo, son muchos los que han permanecido fieles a su alianza y los que en el correr de los años se han consagrado a la Sma. Virgen. Ella también les ha permanecido fiel según el grado de seriedad con que cada uno asumió su consagración...
Con todo esto, se darán cuenta de que si sabemos qué significa la alianza de amor, sabemos también a qué nos comprometemos y a qué se comprometerá la Virgen María.

¿Qué recibimos en virtud de la alianza? Respecto a esta primera pregunta, sabemos que la Sma. Virgen nos ofrece cuatro bienes:

seguridad ante la vida

una vida plena

alegría de vivir

una vida fecunda

No sé si Uds. experimentan las convulsiones de la época presente. Vivimos en una época tan insegura como pocas. Con razón hablamos de la "era atómica" y este solo pensamiento nos hace temblar, sentirnos inseguros ante la vida. Sea que hablemos de nuestra vida religiosa, de lo moral, de lo económico, incluso de nuestra salud, todo se ve envuelto bajo el signo de la inseguridad. Vivimos en un tiempo que intenta separarse de Dios. Frases como “la religión es el opio del pueblo” generan actitudes y acciones ateas que impiden la plasmación del nuevo orden social cristiano. Quizá aún nuestra fe se resiste ante estas corrientes, pero aún en lo más profundo, ella ya está contaminada. Nos parece al contemplar estas cosas- que Dios estuviera durmiendo. Las injusticias que se cometen y tantas veces contra los que más aman a Dios-, la miseria que hay en el mundo…

¿Puede permitir Dios tales cosas, El, el Dios del Amor? San Agustín se planteó este mismo problema, y para explicarlo trazó una comparación entre la historia mundial y una gran alfombra: en el revés de la misma se ve un gran enredo –esta es la imagen del mundo visto desde nosotros-, pero San Agustín nos habla también del lado derecho, donde el dibujo luce en una armonía maravillosa. Por supuesto, esta dimensión de nuestra época actual sólo puede descubrirla quien reconoce detrás de las circunstancias –aún de las más difíciles- al Padre Dios bondadoso…

La Sma. Virgen quiere regalar a cuantos sellan la alianza de amor con ella, seguridad ante la vida. Vemos en torno al cuadro de María las palabras: “Servus Mariae nunquam peribit”. Esto significa: quien ha sellado una alianza de amor con la Virgen llegará al Cielo. A todos nosotros, padres y madres, nos preocupa el futuro de nuestros hijos; ¿qué será de ellos cuando deban afrontar la vida? Frente a esta incertidumbre hay sólo una respuesta: ¡preocúpense de que sus hijos sellen una alianza de amor con la Virgen María! Este es el mejor medio para asegurarnos una vida noble y religiosa, digna del Cielo. Esa es la gracia más grande que podemos recibir. Puedo confesarles que desde que yo mismo he comprendido este misterio, mi única tarea se ha convertido en conducir incansablemente a la Virgen a cuantos el buen Dios pone en mi camino.

Pensemos también en la inseguridad económica. Actualmente no hay nada seguro, todo es relativo. Los bancos en que depositamos nuestro dinero, de un momento a otro podrían quebrar, nos lo dice la experiencia. Hoy podemos ser ricos y, sin embargo, podemos estar mañana en la ruina. Hay muchos que evitan pensar en estas cosas evadiéndose en diversiones, en definitiva, son muchos los que no quieren ver el peligro que nos amenaza. Nosotros en cambio lo enfrentamos pero con el medio que nos puede ayudar a superarlo: la alianza de amor…

¿Qué se nos exige como condición para sellar la alianza de amor? María espera de nosotros: nuestro corazón y la colaboración en la lucha por vencer al demonio y construir el Reino de Dios en el propio corazón, en nuestra familia, en el ámbito de nuestra profesión, en el círculo de nuestras amistades, en todas partes.

Quiero concluir esta prédica con la misma sencillez con que la comencé, pidiéndole a la Virgen que una sus manos para implorar al Espíritu Santo que muchos de ustedes sellen su alianza de amor... para bendición de todo el pueblo. (P. José Kentenich)

En este año jubilar Madre queremos pedirte que bendigas todo el apostolado que se realiza en la parroquia San Maximiliano Kolbe y que nos ayudes a permanecer fieles a nuestros compromisos de Alianza- para que con nuestra entrega y testimonio muchos niños, jóvenes, madres, matrimoniosy misioneros puedan vivir De las gracias de este año jubilar, viviendo de esta cultura de Alianza, en la que la Virgen se comprometió a establecerse aquí para gestar un movimiento de renovación y utilizar como instrumentos a quienes libremente se entreguen a Ella. Todos somos llamados a esta tarea. Estaremos atentos a escuchar este llamado que nos haces Madre de amor, ,seguros que por tu intercesión siempre nos envías lo mejor para nosotros.

Boletínes

N° 133 del 18 de octubre al 18 de diciembre de 2017

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores