Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

TALLER No. 2 DE CORONACIÓN

April 13 de 2013

OBJETIVO: esta reunión apunta a clarificar el concepto de coronación en relación a la Mater y también las implicancias que esta tiene en la vida práctica.

¿Qué significa coronar a María en mi vida?

Reconocer su poder de Reina

Dar un sí a su obrar en mí

Esto implica cuatro actitudes

1.- Coronar es expresión de súplica
Coronamos a María y reconocemos su poder, precisamente porque experimentamos la necesidad de que Ella actúe en alguna circunstancia de nuestra vida. Coronar a María es una renovación y una profundización de nuestra Alianza. Por la Alianza de Amor, tenemos derecho a las "exigencias de amor", es decir, podemos apelar a nuestro derecho de Aliada y pedirle a María que se "juegue" por nosotros, que defienda nuestros intereses, que nos ayude. Le decimos que creemos en su poder y le pedimos que lo utilice. En esa coronación van nuestros anhelos más profundos, nuestras necesidades a veces urgentes. Coronar es expresión de confianza filial .

2.- Coronar es expresión de disponibilidad
Coronar a María significa reconocer su poder, en cierto sentido podemos decir que es un poder en blanco, ya que le decimos "tú tienes el poder, puedes utilizarlo". El darle el poder sobre nuestras vidas y darle también el espacio y la posibilidad de actuar en mi vida, de educarme, de modelarme, de conducirme y mostrarme el camino. Que María sea mi reina significa que yo quiero que en mi vida reine Ella, es decir, sus valores, sus sentimientos, su estilo de vida adaptado a mi realidad y mi originalidad personal. Que María sea mi reina significa que la consulto en el momento de mis decisiones, que la hago parte de mi vida, que ella camina conmigo e interviene decisivamente en mi vida. A una reina no le podemos negar nada, Ella tiene poder sobre mi, puede disponer sobre mi.

Coronar significa dejarse utilizar incondicionalmente por Ella según sus intereses.

3.- Coronar es expresión de reconocimiento de mi propia pequeñez
Le doy el poder a María, justamente porque yo soy tan pequeño, porque experimento una y otra vez mis límites y mi propia impotencia frente a tantas situaciones. Reconocer la propia pequeñez, es abrir el corazón para la acción de Dios, para que El derrame su misericordia sobre nosotros. El Padre no nos quiere perfectas, nos quiere pequeños. Es gráfica la actitud del angelito de aquel cuento que esperaba el momento de regalar su coronita de cristal a María para una fiesta de Ella en el cielo. Al llegar al trono de María luego de esperar con mucha ansiedad, se tropieza y cae a los pies de María al momento en que se le hace añicos la corona que había hecho con sus propias manos. María levanta con amor los añicos, hace con ellos una corona mucho más linda que la del angelito y se la coloca a él sobre la cabeza diciéndole que sus añicos fueron el mejor regalo que recibió en su fiesta.

Del mismo modo puedo regalar a María los añicos de mi pequeñez representados en tantos fracasos, infidelidades, incoherencias. No es filial esconderlos, sino regalarlos y dejarse regalar por ella la corona de hijo pequeño.

4.- Coronar es expresión de agradecimiento
El amor que le regalamos a María expresa nuestra gratitud por su obrar palpable en nuestra vida, por todos sus regalos y muestras de amor cotidianas. Quien ama agradece, quien tiene un corazón filial, descubre aún las más pequeñas muestras de amor

CORONACIÓN DE 1939

“Si hablamos de coronación, se despiertan en nosotros un sinnúmero de recuerdos sobremanera delicados, ante todo en la generación que ha vivido en aquel tiempo. En 1939 y en el tiempo aquel. Fue la época en que el demonio comenzó una batalla contra la Madre de Dios por medio del nacismo. Fue la época en que el nacismo nos tocó de cerca. Estábamos frente a estos poderes como David frente a Goliat. En esta situación, recordamos el Acta de Fundación. Entonces recordamos que María había prometido cuidar de nosotros sin nosotros nos entregábamos a Ella sin reservas. Así surgió un movimiento de consagración hasta llegar al la altura del Poder en Blanco. Fue el 18 de octubre de 1939. A raíz de esto surgió la corriente de coronación.

¿Por qué coronamos? La Madre de Dios aceptó la corona, todo es un dar y recibir. Primeramente queríamos expresar nuestra fe en que Ella ha asumido la responsabilidad sobre nuestra Familia en las situaciones más difíciles, pero también la confianza inderrocable en que Ella haría efectiva su responsabilidad” (P. Kentenich 22 de mayo de 1966)

¿Qué mensaje nos deja esta coronación?

PREGUNTAS PARA RESPONDERNOS EN CASA

1. ¿En qué situaciones personales experimentamos hoy especialmente nuestra impotencia, pequeñez y necesitamos que María se manifieste como Reina?

2. ¿Cuále/s sería/n por tanto, nuestro/s pedido/s de coronación, nuestras “exigencias de amor" de esta Alianza profundizada que es la coronación?

3. ¿Qué manifestaciones de su actuar victorioso en nuestra VIDA queremos agradecerle especialmente con motivo de esta coronación?

4. ¿A través de qué actitud/es o acto/s concreto/s anhelamos manifestarle a nuestra Reina nuestra disponibilidad renovada a ser “Custodia viva” en el tiempo actual?

5. ¿Reina de qué deseamos coronarla?

PROPOSITO: Elijo una debilidad o cruz que me gustaría entregarle a MARIA, para que ella me ayude a vencerla.

ORACION DE CORONACION

Querida Madre Reina Victoriosa, Tres Veces Admirable de Schoenstatt. Venimos tus hijos de San Maximiliano Kolbe a entregarte esta corona; acéptala como signo de nuestra gratitud por tu gran amor de Madre, acepta nuestro capital de gracias forjado con nuestra pequeñez y nuestra impotencia, nuestras oraciones y sacrificios, que como comunidad parroquial queremos ofrecerte hoy.

Por eso te coronamos llenos de anhelo y confianza:

REINA DE LA PARROQUIA DE SAN MAXIMILIANO KOLBE.

Corónate en el proyecto de construcción de nuestra parroquia, corónate Maria en nuestras necesidades espirituales y materiales y en la vida de nuestra comunidad parroquial. Enciéndenos en un ardiente amor por Ti, y haz que con nuestro apostolado lleguemos a todos los rincones de nuestra parroquia.

Implora a El Espíritu Santo para que nos trasforme en valientes apóstoles Y surja un nuevo ardor en nuestra comunidad parroquial de misioneros que lleven tu imagen a cada familia.

“CONTIGO MADRE, REINA EN NUESTROS PROYECTOS”

ORACION DE CORONACION

Querida Madre Reina Victoriosa, Tres Veces Admirable de Schoenstatt. Venimos tus hijos de San Maximiliano Kolbe a entregarte esta corona; acéptala como signo de nuestra gratitud por tu gran amor de Madre, acepta nuestro capital de gracias forjado con nuestra pequeñez y nuestra impotencia, nuestras oraciones y sacrificios, que como comunidad parroquial queremos ofrecerte hoy.

Por eso te coronamos llenos de anhelo y confianza:

REINA DE LA PARROQUIA DE SAN MAXIMILIANO KOLBE.

Corónate en el proyecto de construcción de nuestra parroquia, corónate Maria en nuestras necesidades espirituales y materiales y en la vida de nuestra comunidad parroquial. Enciéndenos en un ardiente amor por Ti, y haz que con nuestro apostolado lleguemos a todos los rincones de nuestra parroquia.

Implora a El Espíritu Santo para que nos trasforme en valientes apóstoles Y surja un nuevo ardor en nuestra comunidad parroquial de misioneros que lleven tu imagen a cada familia.

“CONTIGO MADRE, REINA EN NUESTROS PROYECTOS”

Boletínes

N° 133 del 18 de octubre al 18 de diciembre de 2017

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores