Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Rincón de la Virgen de Schoenstatt

TESTIMONIO DE FANNY VASQUEZ

February 17 de 2013

Tras una dura enfermedad por espacio de 33 años El Padre Celestial me mira con misericordia y ahora puedo decir que estoy viviendo de nuevo. Todo para mi es nuevo, pues el Señor me ha bendecido a través de la Santísima Virgen María.

En mayo 30 del 2006 me visita por primera vez la Virgen Peregrina de Schoenstatt. Me llamó la atención la mirada de la Virgen y el Niño Jesús y a su vez la novena; por fin había encontrado una oración especial para los enfermos invitándonos a vivir cada día de manera diferente del proceso de la enfermedad tal como lo hizo la Virgen María. No vuelvo a saber nada de Schoenstatt pero rezaba la novena. En ese momento estaba liderando el grupo de apoyo de pacientes con esclerosis múltiple y quería darles de obsequio a los pacientes la novena pero no sabía dónde conseguirla. Había escuchado de Alida Becerra (quien promovía el Movimiento de la Virgen de Schoenstatt en la parroquia) pero no la conocía y para esta época, finales del 2008, ya no salía de casa.

Un día llegó con la comunión y después de comulgar me presentaron a Alida, la Virgen ya conocía de mi deseo y ella la trajo a casa me puse muy feliz, pude regalar las novenas y la Virgen Peregrina empieza a visitarme; pasa navidad conmigo, no me sentí sola ya que no compartí con la familia.

En marzo del 2009 me retiro del grupo de apoyo y Ella fue mi mayor consuelo, no vuelvo a salir de casa y con el dolor de haber dejado a los pacientes sin la ayuda espiritual; Alida me propone ser peregrina y el 2 agosto de 2009 me hacen el envió junto con mi mamá.

Todo fue providencial y un regalo maravilloso de amor de la Mater. A finales de 2009, Alida me habla del Santuario Hogar y empezamos a orar pues para mí era una responsabilidad muy grande debido a mi condición, y otra vez una respuesta providencial: Ella quería establecer su morada en un hogar. Ahí estaba la respuesta «Aquí tienes tu Hogar y tu familia» en el pan de la palabra a la hora del almuerzo, todo esto ocurre al mismo instante que llega de peregrinar el Santuario peregrino de la Virgen, y en marzo 6 del 2010 es consagrado el Santuario Hogar Casa de Zacarías e Isabel así le llamamos.

Estaba muy feliz, pero mi salud empeoraba. Recibo nuevamente la invitación para hacer la «Alianza de Amor con la Santísima Virgen María» e iniciamos la preparación en marzo 27 del 2010. No lo podía creer, ¡estudiando y haciendo tareas! la Virgen había acrecentado mi esperanza y mi confianza en Dios, le hago caso en todo lo que Ella quiere. El 19 de junio del 2010 viene a visitarme la imagen que está en la parroquia San Maximiliano Kolbe y fue una sorpresa, tenia tantos deseos de conocerla y verla, me contaban de las ceremonias los 18 de cada mes.

Y siguen ocurriendo acontecimientos Providenciales, Ella me muestra cuál es la causa de mi enfermedad ya que el diagnostico nunca fue claro. En esos días llegan unas peregrinas a hospedarse en mi casa, ellas venían al Encuentro Nacional de servidores de la renovación carismático católica, y después de dialogar me comentan que esta imagen de la virgen está en su grupo de oración en un cuadro grande que monseñor Pérez había traído en uno de sus viajes ella no conocía el nombre de la advocación ni del movimiento, pero yo le dije que la virgen la había traído al Santuario Hogar, después me contó que pertenece al ministerio de liberación que quiere orar por mi, ha hecho 2 liberaciones y el señor le mostró el verdadero origen de la enfermedad que me aquejaba desde hace 33 años , pero para la gloria de Dios.

El Señor me ha estado liberando, llevo una semana asistiendo a misa, camino de la casa a la parroquia y me siento muy bien, hoy quiero compartir que La Mater llego a mi vida para transformarla, hacerme sentir una hija muy amada por Dios y por Ella, a vivir la presencia del Espíritu Santo a cada momento, a renovar la esperanza en Jesús, renovar la Fe, confiar grandemente en el poder de Dios y a reintegrarme con la comunidad con la Iglesia, a confiar en la Divina Providencia, y a conocer al padre José Kentenich, don Joao Pozzobon y a formar parte de la rama de señoras del Corazón Inmaculado de María.

Gracias Madre por cobijarme bajo tu manto, y enseñarme a vivir la espiritualidad del padre Kentenich «Amo a la Iglesia», gracias por hacerme sentir parte de la Iglesia viva y orante que no me abandono sino me apoyo en los momentos más difíciles, hoy la barca de mi vida dirige el Padre Celestial y sólo Él sabe el rumbo que va a seguir, lo único que sé es que voy de la mano de Jesús y María, y bajo la acción del Espíritu Santo.

Gracias a mi familia, mamá, hermanos y sobrinos, a mi párroco y a todos los ministros de la comunión y los miembros de Schoenstatt. Gracias por sus oraciones y por ser esos discípulos que le llevaron a Jesús a un paralítico, y le bajaron por el techo de la sinagoga para que se obrara el milagro.

Y termino mi testimonio con una frase de don Joao «la infinita bondad de Dios no me juzgo incapaz, me utilizó como soy, y me confió a su Madre para una gran campaña, del Santo Rosario, nadie es incapaz al servicio de Dios»

Muchas gracias Dios y la Virgen los bendigan.
Fanny Vásquez julio 7 de 2010

Gracias Mater por seguirme acompañando, protegiendo y llevándome a Dios. Gracias por la fecundidad apostólica en mi vida.

Boletínes

N° 133 del 18 de octubre al 18 de diciembre de 2017

Shoenstatt

Video

Galeria de Fotos

Publicaciones Anteriores