MANUAL SOBRE SCHOENSTATT

Por la Hna. Eugenia María Muñoz

¿CÓMO NACE SCHOENSTATT?

Schoenstatt nace a comienzos del siglo XX, a partir de la labor pedagógica del P. José Kentenich en el Seminario Menor de la comunidad de los Padres Pallottinos, en el lugar llamado Schoenstatt. Schoenstatt significa "lugar hermoso", y es un barrio del pueblo de Vallendar a orillas del Rhin, Alemania.

La historia de Schoenstatt está marcada por acontecimientos simples, pero de profundo significado, a partir de los cuales se ha gestado un vigoroso movimiento de gracias, de vida y de ideas.

Desde pequeño, el P. Kentenich debió sufrir en su propia persona el desarraigo típico de nuestro tiempo, debido a una difícil situación familiar. Pasó por duras pruebas espirituales durante todo el periodo de sus estudios. Sin embargo, también pudo experimentar en la acción educadora de María, a quien se había confiado, el camino de solución y arraigo en el mundo natural y sobrenatural.

Poco a poco se fue delineando en su corazón el anhelo por la creación de un hombre nuevo y una nueva comunidad, capaz enfrentar los desafíos del tiempo. En 1912, el P. Kentenich es nombrado director espiritual de los jóvenes del Seminario Menor. Comienza a educarlos motivándolos a emprender la tarea de su propia transformación, en un ambiente de libertad y confianza.

Lo hacía básicamente despertando la propia energía formativa de los jóvenes, entusiasmándolos por grandes y verdaderos ideales morales y cristianos.

Su propia experiencia y su visión del papel de María como Madre y educadora, lo lleva a formar con ellos una Congregación Mariana como “un medio excelente para la realización de nuestros ideales juveniles y para lograr de manera más perfecta, rápida y segura, la meta de nuestra educación”: encontrar a Jesús por María (Plática en la fundación de la Congregación Mariana, N° 2).

Dos años después de haber iniciado su labor pedagógica con los jóvenes, estalló la primera guerra mundial (agosto 1914). ¿Qué hacer para que el ambiente duro, agnóstico y amoral del ejército y la guerra no destruyera los ideales y la fe de los jóvenes?

En su búsqueda cayó en sus manos la historia de un abogado italiano, Bartolo Longo, quien había “creado” un Santuario mariano en Pompeya. Vio en ello un signo de la Providencia de Dios. ¿No estaría en sus planes que la pequeña capillita - que recién había sido puesta a disposición de la Congregación Mariana - se transformara en un santuario, donde María llegara a ser la Madre y educadora de jóvenes?

¿No debían pedir a María que ella instalara allí su trono de gracia?

Después de un tiempo de oración y meditación, el 18 de octubre de 1914, propuso esta “secreta idea predilecta” a los jóvenes. Los invitó a pedir que la Virgen se estableciera espiritualmente en ese lugar. Ellos debían atraerla con las pruebas de su amor con el esfuerzo por su autoeducación / por desarrollar el espíritu apostólico. La presencia de María debía ser avalada por una santidad de la vida diaria, por una vida heroica de seguimiento al Señor y su voluntad: ellos debían ofrecer a María “abundantes contribuciones al Capital de Gracias”.

La historia se encargó de demostrar que el P. Kentenich no se había equivocado en la interpretación del plan de Dios y que había “sintonizado” con el Espíritu Santo.

Hasta la muerte del fundador (15 de septiembre de 1968), se desarrolla un paulatino crecimiento del Movimiento en extensión y en profundidad. La plática del 18 de octubre de 1914 - llamada luego Primera Acta de Fundación- es testigo del acontecimiento central y fundacional de Schoenstatt. La alianza del P. Kentenich y de los jóvenes con María en el Santuario, es la semilla de donde brota toda la vitalidad y la estructura de Schoenstatt.

La pequeña capillita se transformó en un santuario mariano y en el centro de un movimiento internacional de renovación para la Iglesia y el mundo actual.

¿QUE ES SCHOENSTATT?

Schoenstatt es un lugar de gracias. Esto es lo esencial y constitutivo del movimiento de Schoenstatt.

Antes que ser un movimiento de ideas o una organización, es un lugar de gracias original. El corazón de Schoenstatt es la alianza con María en el Santuario. Allí, María, la Madre y Reina Tres Veces Admirable, ha establecido su “taller” de educadora; allí acoge y transforma a sus hijos y desde allí los envía como apóstoles al mundo.

Schoenstatt, como lugar de gracias, ha llegado a ser centro de un amplio y universal movimiento de peregrinos, donde miles de personas buscan en María la fuerza de la gracia de Cristo, la luz de la fe para ver su vida según el plan de Dios y el impulso y la energía para su compromiso apostólico Schoenstatt es un movimiento de renovación religioso-moral del mundo en Cristo Jesús.

Es movimiento apostólico de renovación. No es una comunidad vuelta hacia sí misma, sino que posee un marcado carácter apostólico. Quiere despertar en sus miembros el impulso apostólico y educarlos para el compromiso en su medio y allí donde les sea posible actuar como fermento en la masa.

Como movimiento de renovación y apostólico, Schoenstatt es un movimiento de educadores y de educación de la fe.

La acción que ejerce María en el santuario tiene como finalidad dar a luz espiritualmente a Cristo en cada persona y en cada comunidad, hacer que Él tome forma en nosotros hasta que logremos la madurez como cristianos adultos en la fe.

Esta acción de María -que debe contar con nuestra activa cooperación- conduce a una profunda renovación religiosa y moral personal, la cual es base, motor y seguro de la transformación de la sociedad y de las estructuras que la conforman.

Schoenstatt es un Movimiento católico

Schoenstatt es un movimiento nacido en el seno de la Iglesia Católica y al servicio de ella. Por ser un movimiento profundamente mariano, Schoenstatt ha querido caracterizarse, como su fundador, por un marcado amor a la Iglesia, de la cual María es Madre y prototipo. Se siente y quiere ser parte viva de la Iglesia y colaborar activamente en la realización de su misión postconciliar. Su carácter mariano lo lleva a fomentar la unidad de la iglesia: Junto con entregar al pueblo de Dios los dones que ha recibido, Schoenstatt desea a la vez acoger y dejarse fecundar por la vida que Dios suscita en otras comunidades y movimientos de Iglesia.

Busca así aunar fuerzas y fomentar su coordinación para que !a Iglesia entera sea alma del mundo nuevo.

Schoenstatt es una Familia espiritual

Es “Familia de familias”. Unidos por la alianza de amor con María, sus miembros se saben y se sienten entrelazados por los lazos de su amor maternal y llamados a ser hermanos. Por eso, más que definirse como una organización, Schoenstatt se define como una familia, célula viva de una Iglesia llamada a ser Familia de Dios. En una época de desintegración, de división, violencias y odio, quiere luchar con la Iglesia por la unidad de los hombres para hacer de nuestro mundo un mundo más fraterno, más justo y más humano.

La Familia de Schoenstatt cuenta con diversos tipos de comunidades de acuerdo a la forma y grado del compromiso apostólico comunitario y de autoformación de su s miembros. Sus tipos fundamentales son: sus Institutos Seculares (6), las Federaciones apostólicas (7), las Ligas Apostólicas diocesanas (11) y el Movimiento popular y de peregrinos.

Fuera de los Institutos que están organizados a un nivel internacional, todas las otras comunidades de Schoenstatt poseen una marcada organización diocesana, a disposición de la Iglesia local en los lugares donde están presentes.

Estos diferentes tipos de comunidades y formas de pertenecer a Schoenstatt manifiestan al espíritu del Fundador que quería que en Schoenstatt

se diera una gama tan amplia de posibilidades de integrarse a él como las tiene la misma Iglesia: Schoenstatt quiere acoger a cada persona en su propia originalidad.

¿CUAL ES LA ESPIRITUALIDAD DE SCHOENSTATT?

Una espiritualidad original corresponde a una forma y estilo de vivir el cristianismo que acentúa ciertos aspectos de la vida cristiana, de acuerdo a la realidad y necesidades de la Iglesia y la época.

RASGOS DE LA ESPIRITUALIDAD DE SCHOENSTATT

La alianza de amor: centro de la espiritualidad de Schoenstatt

El P. Kentenich entiende la alianza de amor como una forma original de renovar el compromiso asumido en el bautismo, donde el cristiano se incorpora personalmente a la historia de salvación. Motor de esta alianza es nuestra respuesta de amor agradecido al Dios que nos amó primero (cfr. 1 Jn 4, 10; Jn 15, 12), amor que experimentamos en el encuentro filial con María. Ella nos abre a un diálogo, a una conversación permanente y a la hondura del encuentro con Cristo.

Así, profundamente enamorados de Dios, nos disponemos a seguir a Cristo, a hacer la voluntad del Padre mediante un serio compromiso de vida. De esta forma, el amor a María, expresado en esta alianza de amor, se transforma en al medio más rápido y seguro de vivir en un contacto vivo y permanente con el Dios de nuestra vida y de nuestra historia.

La santidad de la vida diaria

Es el rasgo que quiere asegurar una vida de alianza, una práctica del seguimiento de Cristo, que se realiza en medio del mundo, en el diario vivir.

Queremos que la Virgen nos ayude a encontrarnos con el Dios de la vida y a responder a su llamado en la vida cotidiana. Queremos asegurar así la unión de fe y vida. El P. Kentenich señala esta santidad de la vida diaria como camino para superar el “drama de nuestro tiempo”: la ruptura entre lo divino y lo humano (cfr. EN, 20).

La piedad instrumental

Es el rasgo de la espiritualidad de Schoenstatt que quiere acentuar que la alianza de amor no busca sólo una relación personal, íntima con Dios, sino que, al mismo tiempo, nos lleva a ser sus instrumentos, instrumentos especialísimos de María, en la tarea de construir el Reino de su Hijo Jesús. De allí nace una fuerte conciencia de misión, de saber que el Señor nos necesita cada día, sin importar nuestra condición, prestigio, edad, estado de vida, para su labor evangelizadora y que en la entrega total a Él -despojándonos de todo lo que nos esclaviza- nos hacemos con Él, instrumentos de salvación.

La fe práctica en la Divina Providencia

Es una fe que nos anima a una activa de búsqueda de la voluntad de Dios y a darle una respuesta al Dios de la vida que sale a nuestro encuentro permanentemente.

El P. Kentenich insiste en una fe “práctica”, “práctica” porque nos lleva a buscar la voluntad de Dios en los acontecimientos concretos de la historia del mundo y de nuestra propia historia personal. La vida misma del P. Kentenich es un modelo y una escuela para transformamos en activos co- creadores de la historia. Él nos llama a superar las dos actitudes más corrientes que existen hoy entre los cristianos: los “pasivistas”, que creen no poder o no deber intervenir en la historia, esperando que sólo Dios actúe y haga todo solo; y los “activistas”, que consideran a Dios como si hubiera entregado la completa responsabilidad de la historia a los hombres, alejándose Él de su papel protagónico y decisivo.

¿CUÁLES SON LOS FINES DE SCHOENSTATT?

Schoenstatt, como movimiento, tiene tres fines, en la perspectiva de ayudar a forjar y educar en la alianza una nueva cultura con los rasgos de María, un humanismo mariano que posibilite la construcción del Reino, se propone:

Primer fin: forjar el hombre nuevo, en la nueva comunidad.

Segundo fin: ser modelo de la unión entre fe y vida, integrando lo humano y divino armónicamente (rescate de la misión salvífica de occidente).

Tercer fin: incentivar la movilización de todas las fuerzas apostólicas de la Iglesia para responder así a las urgencias del tiempo actual. (CAU)

Un nuevo tipo de comunidad que se basa en hombres nuevos

María quiere educar en la alianza a un hombre profundamente filial. El saberse hijo querido de Dios nos regala la más grande conciencia de dignidad y libertad; nos da seguridad y sentido de corresponsabilidad frente a la misión que el Padre Dios nos ha encomendado a cada uno. Esto significa que Ella quiere formar una persona abierta, dócil, sencilla, alegre, cooperadora, libre.

Unión entre lo natural y lo sobrenatural

Este nuevo tipo de hombre posee una mentalidad, un modo de amar, de pensar y de vivir orgánicos. Su manera de pensar lo lleva a ver y descubrir en el mundo una huella, un camino y un seguro de la vinculación a Dios. Sabe amar a Dios en las creaturas y a las creaturas en Dios. Conforma un estilo de vida y una cultura que promueve una verdadera dignificación de las personas.

Por eso su acentuada pedagogía de amor y confianza, de respeto por la originalidad de cada uno y auténtica libertad. Una pedagogía de vinculación que cultivará relaciones verdaderas con el mundo sobrenatural, con los hombres, con la creación, las cosas y el trabajo, vinculándose con Dios a través de todo, y vinculando todo con Dios.

Incentivar y Coordinar las fuerzas apostólicas de la Iglesia

Ante la magnitud de los desafíos que encuentra la Iglesia en nuestra época, ninguna comunidad ni institución podría responder satisfactoriamente en forma aislada. Hoy, más que nunca, se requiere unidad a nivel parroquial, diocesano, nacional e internacional, en medio de esta cultura que, por una parte, posee muchos rasgos universales y unitarios y, por otra, divide y aísla a los hombres y a los países.

Se trata de afrontar en común el desafío y la tarea emprendida por la Iglesia. Esta misión la asume Schoenstatt en forma original como herencia de San Vicente Pallottí, pionero del apostolado seglar (1795-1850).

EL TRIPODE DE SCHOENSTATT

El Santuario, la Madre y Reina Tres veces Admirable de Schoenstatt y el Padre José Kentenich, Fundador del Movimiento, son las tres vinculaciones vivas que fundamentan la espiritualidad de Schoenstatt. Este trípode está basado en la ley del organismo, es decir, en la seguridad plena de que Dios actúa a través de sus criaturas.

Schoenstatt ha comprobado -al correr del tiempo- que Dios ha caminado en su historia por medio de estos tres vínculos. Por esto, los proclama como lo más significativo de todo su mundo y los cultiva como seguro y expresión de su vitalidad. Es un regalo de Dios a la Familia y el alimento que le da todo su impulso.

«Todo lo verdaderamente bueno y amable de nuestra vida terrena, el amor filial, el amor fraternal, la vinculación al terruño, el ansia de paz y de felicidad espiritual, la fuerza, de grandes ideales, me, lo has regalado desde tu Capillita.» Mario Hiriart.

EL SANTUARIO

1. Prehistoria El año de 1143 las monjas Agustinas de Lonning, llegaron a establecerse en un valle cercano a Vallendar, Alemania. El obispo Albero, de Tréveris. En un viejo documento, lo llamó “eyne schoene Statt”, que significa “un lugar bonito”, Y no sin razón, porque Schoenstatt, situado a un kilómetro del río Rhin, y muy cerca de Koblenza, se abre como una inmensa concha verde. Un pequeño pueblo, parecido a un promontorio de casas en desorden, rompe su silencio apretado.

En este pueblo de Schoenstatt junto a la muralla de una calle estrecha y empedrada, donde se levanta el Santuario a la Madre y Reina Victoriosa tres veces admirable de Schoenstatt. Ceñido por pinos y cipreses, el santuario apenas deja ver el sombrero del campanario, prendido sobre su techo de lanza.

El santuario de la Madre de Dios primitivamente estuvo consagrado a San Migue! Arcángel. Se hallaba situado en el cementerio de la comunidad de las monjas agustinas, frente al convento y a una inmensa Basílica que existía entonces. El año de 1901, tanto el santuario como el antiguo terreno del convento pasaron a manos de los Padres Palotinos.

2. Sacralización del lugar (Capilla de San Miguel) La historia del santuario de Schoenstatt comienza propiamente el 18 de octubre de 1914. El Padre José Kentenich, entonces Director Espiritual del Seminario Menor de los Padres Palotinos, erigido en el lugar, en una plática que la posteridad ha reconocido como el Acta de Fundación y la hora del nacimiento de Schoenstatt, esbozó , ante los jóvenes de la Congregación Mariana del mismo Seminario, un plan Audaz: pedirle a la Madre de Dios que se estableciera en la antigua capilla de san Miguel; que la transformara en un lugar de peregrinación y de gracias que atrajera a los corazones jóvenes para educarlos.

El plan propuesto encendió a los estudiantes, estimulándolos a la entrega total a la Santísima Virgen por medio de su consagración de congregantes y, con ello, a trabajar seriamente en el día de trabajo y en la propia autoeducación.

Este acto al parecer tan insignificante y oscuro, es el kilómetro cero de donde parte toda la vitalidad de la Familia de Schoenstatt y la prueba más contundente de la fe en el dios vivo que actúa, mueve y crea la historia.

3. El lugar santo de Schoenstatt
La sacralización de la antigua capilla de San Miguel, está en la línea del querer y los planes de Dios Esto no significa dejar de lado a Dios. Simplemente es pedirle que actúe, en el Santuario de Schoenstatt, de la misma manera que le gusta actuar en otros santuarios o lugares escogidos.

Dios se sirve de los seres creados por Él para llevar adelante su plan de salvación. Se sirve, igualmente, de lugares propicios para manifestar de una manera especial, su inclinación paternal hacia los hombres. Los seres creados por Dios vienen a ser sus instrumentos o causas segundas o canales por donde Él se manifiesta en nosotros. Al escoger a la Santísima Virgen en Schoenstatt, no está haciendo otra cosa que dándole el papel de Madre que le corresponde, como bien dice al Vaticano II.

En cuanto al lugar Dios está sirviéndose de la misma sicología del hombre que, continuamente, por propia iniciativa, busca afanoso un lugar que lo sacraliza para unirse con Dios. De esta manera se cumple en Schoenstatt la ley orgánica de Dios y del hombre. Porque el hombre no solo cree en Dios sino también en los caminos de Dios.

Cuando Dios interviene en la vida del hombre, interviene sin salir de esta ley que el hombre lleva marcada en su corazón.

En el lugar santo de Schoenstatt, que es el Santuario Original o los Santuarios Filiales no se ven milagros espectaculares, Se siente, simplemente el milagro de la vida diaria. El milagro del hombre que se encuentra, que cambia la ruta y que se entrega a Dios. Es el caminar de la fe con alegría, de brazos de la Madre de Dios, en medio de los caminos apagados en nuestro tiempo.

Por eso tenemos la seguridad de que Schoenstatt es un lugar de gracias.

4. Las gracias del Santuario de Schoenstatt A la sombra del Santuario, la Madre de Dios concede tres gracias: la gracia del cobijamiento, de la transformación interior y de la fecundidad apostólica.

a. La gracia del cobijamiento: al hombre actual desarraigado y alejado de la casa paterna de Dios, la Virgen Santísima le concede la gracia de sentirse cobijado y seguro en su corazón y en el de Dios.

b. La gracia de la transformación interior: como Madre del Señor Jesús y como conocedora de su vida y su palabra tiene una tarea totalmente compatible con su realidad de Madre: hacernos llegar más a Dios, mostrándonos el camino y regalándonos su actitud para crecer y cambiar de vida.

c. La gracia de la fecundidad apostólica: Ella fecunda y atrae a los hombres que están dispuestos a cooperar como instrumentos para la construcción del Reino. Para esto regala -desde sus Santuarios - la gracia de la fecundidad para el trabajo, para al apostolado, para la vida familiar...

A cambio de estas tres gracias, la Madre de Dios nos pide que pongamos todo nuestro empeño en la búsqueda constante de la santificación personal.

"LA IMAGEN DE GRACIAS DE LA MADRE Y REINA TRES VECES ADMIRABLE"

Motivación.
Vivimos en un mundo de imágenes. Hay imágenes maravillosas como un paisaje, el rostro de quienes amamos, una puesta de sol en el mar. Hay imágenes que dañan como las películas violentas, inmorales.

Y hay imágenes benditas que enaltecen nuestra vida, que nos dan ánimo y esperanza. En un momento de silencio -cerrando los ojos - evoquemos una imagen hermosa que recordamos.

Luego de algunos momentos de silencio cada uno puede decir en forma muy breve qué imagen ha recordado.

1. ¿COMO LLEGO ESTA IMAGEN DE MARIA A SCHOENSTATT? En el año 1914, el Santuario de Schoenstatt, no contaba con una imagen de Maria. El P. Kentenich y los congregantes decidieron entonces buscar una imagen adecuada. Uno de los profesores del seminario de los padres palotinos, P. Huggle, les regaló entonces una litografía enmarcada que él había encontrado en una tienda de anticuarios en Koblenza. Al inicio esta imagen no les agradó especialmente a los jóvenes, ya que, para algunos, merecía reparos desde el punto de vista estético. Como no tenían dinero para comprar otra, colocaron esta imagen en la capilla el 19 de agosto de 1915. Desde ese momento, ha permanecido siempre en el Santuario.

La imagen que habían recibido era conocida bajo el título de «Refugio de los Pecadores». Fue pintada por Luigi Crossio (1835-1915), un artista italiano de Turín, Italia. La firma suiza «Künzli Brothers» contrató a Crossio para pintar esta Madonna y el Niño en 1898. Ellos imprimieron litografías de esta imagen para venderlas en todo el mundo como una obra de arte religioso. Antes de su relación con Schoenstatt, la imagen gozaba de popularidad en sectores modestos de Irlanda, Italia y Estados Unidos. En la década de 1960, la pintura original y los derechos de autor fueron comprados por las Hermanas de María.

2. ORIGEN DEL TITULO "Madre tres veces Admirable” Esta imagen de María Refugio de los Pecadores, pronto recibió otro título en la Capillita de Schoenstatt. El origen del cambio fue el siguiente: En 1915, el P. Kentenich encontró un libro titulado “El P. Rem y el Coloquio Mariano”. Compartió con los jóvenes lo que allí se relataba y encontraron que lo que había sucedido en la región de Ingolstadt en el sur de Alemania donde una Congregación Mariana de jóvenes, habían salvado el catolicismo de la herejía protestante de Lutero, se asemejaba a lo que ellos aspiraban realizar, querían desarrollar una fuerte devoción mariana que se expresara tanto en su propia autoeducación como en el apostolado, para salvar al pueblo de las nuevas herejías que les rodeaban.

Los primeros congregantes se sentían llamados a ser instrumentos de una gran renovación del mundo, esta vez, a partir de la pequeña Capillita en Schoenstatt. Para expresar estos ideales se comenzó a hablar del “Paralelo Ingolstadt-Schoenstatt”. En este contexto decidieron escoger la advocación con la cual se veneraba a María en Ingolstadt: «Madre tres veces Admirable» y le agregaron «de Schoenstatt». Pronto se generó la costumbre en el Schoenstatt original de llamarla cariñosamente la «MTA».

3. EL SIGNIFICADO DE LA ADVOCACIÓN Además de este significado histórico, el título «Madre tres veces Admirable» (en latín Mater ter admirabilis) recibe diversos significados.

Literalmente, «Tres veces» (en latín “ter”) expresa un superlativo. Es, decir, significaría "Madre Admirabilísima".

Más adelante, en muchas ocasiones el P. Kentenich interpretó este título para iluminar los diferentes rasgos de María y de su misión:

1) admirable como Madre de Dios, Madre del Redentor y Madre de los redimidos.

2) admirable en su poder, en su bondad y en su fidelidad

3) admirable como hija del Padre, Madre del Verbo eterno, y Santuario del Espíritu Santo;

4) admirable en su fe, esperanza y caridad.

A lo largo de la historia de Schoenstatt se llegó al título definitivo y solemne de “Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt”.

4. LA INSCRIPCION «UN HIJO DE MARÍA NUNCA PERECERÁ»

La inscripción en el marco de luces del cuadro que circunda la imagen «Servus Mariae numquam peribit» significa: «Un siervo de María nunca perecerá». Expresa nuestra confianza ilimitada en el poder, amor y sabiduría de la Santísima Virgen.

Esta expresión viene de San Agustín de Canterbury y recuerda a todos los peregrinos que aquellos que aman a María y se ponen a su servicio no deben temer al poder de la muerte o del pecado.
La inscripción fue colocada en el Santuario poco después de la Primera Guerra Mundial. Uno de los jóvenes de la generación fundadora, Fritz Esser, quiso demostrar su gratitud a María por la protección recibida en la guerra y confeccionó un marco luminoso para el cuadro de la Mater, donde colocó las palabras «Servus Maria e numquam peribit» para dar ánimo a todos los que llegaran allí.

PREGUNTAS DE INTERCAMBIO
1 . ¿Qué me ha parecido esta historia de la imagen de gracias de Schoenstatt?
2. ¿Estoy consciente que en Schoenstatt no hubo una aparición, sino que todo fue obra de la fe práctica en la Divina providencia, a través de cosas muy sencillas?
3. ¿Qué valor veo yo en esta historia en que no sucedieron cosas "extraordinarias", sino que Dios se valió de lo pequeño e insignificante?

LAS CONTRIBUCIONES AL CAPITAL DE GRACIAS

Motivación

Schoenstatt es una Obra que surgió de una iniciativa divina, y de una especial colaboración humana. No hubo una aparición de la Santísima Virgen, hubo una ALIANZA DE AMOR CON ELLA.

El modo de hacerle "suave violencia” a María para que se estableciese espiritualmente en el Santuario, estaba claro: los jóvenes le probaron con hechos que de verdad la amaban, entregándole "abundantes contribuciones al capital de gracias".

1. EL CONCEPTO DE "CAPITAL DE GRACIAS"

El concepto de capital de gracias está relacionado muy estrechamente con la "parábola de los talentos" (Mt. 25, 14-30 ó Lc. 19, 12-27). Allí es el mismo Señor el que compara la Gracia con un "capital de talentos".

Los talentos eran una medida de dinero, una moneda. Esta parábola expone claramente la importancia que tiene para Dios nuestra cooperación con la gracia, las que multiplica y hace fructificar.

La expresión “capital de gracias” se ha hecho común en Schoenstatt. Se habla de "contribuciones" para acentuar el hecho que debe haber una cooperación activa y personal por parte nuestra, en la Alianza; un real compromiso en la vida.

Esto se formuló en el lema: “Nada sin Ti - Nada sin nosotros”, no sólo determinó el origen de Schoenstatt sino también su desarrollo posterior. Porque todo reino "se conserva con las mismas fuerzas que lo gestaron". (Saiustio)

El Padre José Kentenich refiriéndose a las contribuciones al capital de gracias, afirma con claridad: "La existencia de nuestra Familia se la debemos a las contribuciones al capital de gracias de la Madre Tres Veces Admirable. Por esta razón debemos mantenerla inconmoviblemente en todo tiempo. Con las contribuciones al capital de gracias surge o decae la Familia y su fecundidad”

Las contribuciones al capital de gracias son nuestro secreto, es el arte de demostrar el amor cosas concretas como por ejemplo: ... Hacer lo ordinario, extraordinariamente bien.

...Tener una buena actitud hacia los demás.

... Mantener una conversación positiva

... Servir a los demás sin esperar a que me lo pidan

... Contestar de buena manera el teléfono, la puerta, al que me habla

... Compartir con los demás mis bienes, mí tiempo

... Ofrecer durante el día mi trabajo a Dios

... Hacer actos buenos, practicar las obras de misericordia

...Sobrellevar con paciencia dolores y sufrimientos

...Tener durante el día momentos de oración

Breve Intercambio
Comentemos lo que nos ha parecido esta explicación.
¿Le estoy dando pruebas de amor a María?
¿Le he ofrecido algo concreto?
¿Qué podría ofrecerle ahora?

2. LA SALVACION OBJETIVA LA SALVACION SUBJETIVA

Pedir a los asistentes que vayan leyendo el siguiente texto:

El término “capital de gracias”, no se origina en Schoenstatt. Ya lo encontramos en Alfonso María de Ligorio, -fundador de los redentoristas- en Scheeben -gran teólogo alemán- y otros. El Padre Kentenich tomó este término el año 1915 y lo llenó de un contenido original.

El término “capital”, viene de la vida económica y significa una suma de bienes. En economía, el capital se puede aumentar o disminuir. Por eso es que el término “capital de gracias” se puede fácilmente malinterpretar. El capital de gracias no se aumenta ni disminuye.

Cristo, por medio de su sufrimiento salvador, ganó un tesoro de gracias para nosotros los hombres, el cual no necesita ni puede ser aumentado. La “salvación objetiva”, el acto salvador de Cristo, está realizado. Pero la distribución de los frutos de la salvación depende de la apertura de cada uno de nosotros.

La "salvación subjetiva". Si la salvación objetiva ya está real izada, es necesaria la colaboración personal de cada uno para que Dios me salve, debo abrirme a su gracia.

En la Carta del Apóstol Santiago (14-17) leemos: “¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: «Tengo fe, sino tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe? Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario y alguno de vosotros les dice: Idos en paz, calentaos y hartaos, pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe, si no tiene obras, está realmente muerta»”.

Le manifestamos nuestra "colaboración''. El término "Aportes al capital de gracias" no significa que aumenta el "capital" de la gracia mediante nuestro actuar, sino que nosotros, mediante la oración, el sacrificio y todo lo que hacemos por amor a Dios a la Virgen María, nos abrimos a la gracia y podemos ayudar a otros a hace/ lo mismo. Mediante el "capital de gracias" podemos hacer todo fructífero, incluso lo más incomprensible de nuestra vida diaria.

Un medio sencillo y eficaz para poner todas las fuerzas de toda la personalidad con sus capacidades, en pro de una gran tarea. Cada persona sin importar su origen, su edad o su posición, sana o enferma, puede ser eficaz en el mundo mediante el capital de gracias. La tinaja es un símbolo para el capital de gracia.

En muchos Santuarios se tiene la siguiente costumbre: los que visitan el Santuario escriben pequeños papelitos con “peticiones" y "ofrecimientos a la Santísima Virgen".

Anécdotas de Capital de gracias
Pequeños actos

Hace muchos años, el Padre Kentenich vivía cerca de un garaje donde al abrir y cerrar la puerta, se escuchaba un ruido. Una visita le preguntó si no le molestaba eso. El Padre Kentenich le contestó: "Eso también se puede regalar". "Sin importar lo pequeño que puede ser un acto, si se hace por amor a Dios, es grande."

Efecto de las obras buenas

Las buenas obras de los desconocidos son como un hilo de agua, que hace verde la tierra imperceptiblemente” Thomas Carlyle

Fruto del amor

La Alianza de Amor no tendría ningún valor si no la hiciéramos con nuestros esfuerzos, si solamente la pronunciáramos con nuestros labios y no desde lo profundo de nuestros corazones. No hay amor sin sacrificio. El amor vive del sacrificio, así como la llama consume la cera de la vela. "El sacrificio aumenta el amor... y el sacrificio es fruto del amor". P. Kentenich

Reciclaje
El capital de gracias como un sistema de reciclado... Se trata de que todas las penurias de mí vida y las veces que siempre vuelvo a caer a pesar de mis propósitos, se puedan poner en las manos de la Madre de Dios, reciclarlas, y de ahí volver a empezar.

Su santuario es la mejor planta de reciclaje que conozco.

EL FUNDADOR: Padre José Kentenich.
Breve Biografía

Amó a la iglesia El Padre José Kentenich nació en Gymnich, Colonia, el 18 de noviembre Jo 1885. Aún no contaba con nueve años de edad cuando se consagró a la Sma. Virgen. Esta consagración fue tan profunda que a lo largo de los años el P. Kentenich siempre de nuevo volvía a reconocer: Lo que soy y lo que se ha hecho en Schoenstatt se lo debo a la Sma. Virgen".

Fue ordenado sacerdote en el año 1910. En el año 1912 fue nombrado director espiritual de la Casa de estudios de los Padres Palotinos en Schoenstatt. Poco después - el 18 de octubre de 1914 - selló una alianza con la Sma. Virgen de la cual surgió el lugar de gracias y a la cual condujera también a sus seguidores.

Se supo llamado por la providencia de Dios a educar hombre según la imagen de María para un tiempo nuevo, hombres capaces de forjar un nuevo orden social cristiano. En el correr de los años el Padre Kentenich se manifestó como un educador genial y carismático. Es el Fundador y Padre de una Obra internacional constituida por múltiples comunidades, tanto sacerdotales como laicales.

El P. Kentenich debió pasar por dos difíciles períodos de prueba, entre los años 1941 y 1945 padeció en la prisión de la Gestapo y en el campo de concentración de Dachau; entre los años 1949 y 1965 fue probado por la Santa Iglesia, motivo por el cual permaneció 14 años en EE.UU. separado de su Obra.

Ese tiempo fue una confirmación de su amor y fidelidad a la Iglesia. Luego de una audiencia con el Papa Pablo VI regresó a Schoenstatt y pudo entregar aún, durante tres años, todas sus fuerzas al servicio de su Obra.

El Padre Eterno lo llamó inesperadamente a su presencia el 15 de septiembre de 1968 en la iglesia de la Adoración inmediatamente después de haber celebrado la Santa Misa. Allí mismo se halla el lugar de su eterno descanso.

Hasta su tumba- que lleva la inscripción DILEXIT ECCLESIAM: Amó a la Iglesia- peregrinan miles de personas que confían en su intercesión ante el trono de Dios. Y son muchos los que, agradecidos, manifiestan haber experimentado su ayuda.

CRONOLOGIA DE SCHOENSTATT

1885, 18 de noviembre, nacimiento del P. Kentenich en Gymnich, Alemania.

1910, 8 de julio, ordenación sacerdotal del P. Kentenich. 27 de octubre, Acta de Prefundación. El P. Kentenich propone a los estudiantes su “Programa": "Bajo la protección de María queremos aprender a educarnos a nosotros mismo para llegar a ser personalidades recias, libres y sacerdotales".

1913, en enero se funda la Asociación Misional.

1913, en enero se funda la Asociación Misional.

1914, 19 de a b r i l , fundación de la Congregación Mariana. Los jóvenes se centran más conscientemente en la persona de María y por medio de Ella en el Señor. Con la Congregación Mariana se constituye la comunidad de la cual va a nacer el Movimiento.

8 de julio, la Congregación recibe la antigua capilla de San Miguel, que queda a su disposición.

18 de julio, el Padre lee el artículo sobre Nuestra Señora de Pompeya, santuario "fundado" por el abogado Bartolo Longo. Tiempo de interrogación y meditación para el P. Kentenich sobre los designios de la Divina Providencia respecto a la Congregación y la Capilla de San Miguel.

1914, 1 de agosto, estalla la Primera Guerra Mundial.
A. Primer hito de la historia: “En la Luz Divina”

1914, 18 de octubre. Primera Acta de Fundación: El P. Kentenich da una plática a los jóvenes de la Congregación Mariana donde les propone "una secreta idea predilecta": hacer "suave violencia" a la Santísima Virgen por medio de las contribuciones al capital de gracias, para que ella establezca en el santuario su trono de gracias. De este modo se sella una alianza de amor del Padre y los jóvenes con la Santísima Virgen.

1915, los jóvenes parten sucesivamente al campo de batalla.
1916, el R Kentenich incorpora la idea original de Vicente Pallotti: la Confederación Apostólica Universal, como uno de los fines esenciales de Schoenstatt.

1918, 4 de octubre, muere José Engling en el campo de batalla cerca de Cambrai, Francia. José Engling es la primera "Cruz negra", es decir, alguien que vivió integral y heroicamente su alianza de amor, ofreciendo su vida a la Mater por la naciente Familia de Schoenstatt.

1919, 20 de agosto, fundación de la Federación Apostólica en Hörde. En Hörde se realiza una jornada de los congregantes de Schoenstatt y aquellos que se habían integrado durante la guerra a la organización externa. Con la fundación de la Federación se constituye oficialmente el Movimiento Apostólico de Schoenstatt.

1920, 20 de agosto, se funda la Comunidad Apostólica o Liga Apostólica (círculo más amplio). El 8 de diciembre, se funda el primer grupo de mujeres y con ello nacen las ramas femeninas de Schoenstatt.

El Movimiento continúa su crecimiento progresivo en todas las direcciones: jóvenes, universitarios, estudiantes de teología, sacerdotes, mujeres.

1926, 1 de octubre, fundación oficial del Instituto Secular de las Hermanas de María de Schoenstatt.

1933, envío de las primeras Hermanas de María al extranjero, a Sudáfrica. El nacional-socialismo asume en Alemania oficialmente el poder. El movimiento se prepara más y más para afrontar la época de grandes dificultades que se avecina.

1939, 1 de septiembre, estalla la Segunda Guerra Mundial. La Familia se encuentra ante una nueva guerra, de dimensiones más catastróficas que la anterior. En esta circunstancia decide dar un nuevo paso en la alianza: entregarse a María más radicalmente por el “Poder en su soberanía sobre Schoenstatt; ella tiene que tomar el cetro y guiar la barca de la Familia en medio de la nueva crisis mundial”.

1941, septiembre, la Gestapo detiene al P. Kentenich mientras predica un retiro para sacerdotes en Schoenstatt. El P Kentenich consigue demorar su prisión hasta concluir el retiro. Se presenta en !a prisión de Coblenza el 20 de septiembre. Debe permanecer desde ese día hasta el 18 de octubre en el "Bunker", una mazmorra de la cárcel.

B. Segundo hito de la historia: “En la Confianza Divina

1942, 20 de enero, el P. Kentenich rechaza, por libre decisión, la posibilidad de no ser enviado al campo de concentración.

Cree que es la voluntad de Dios ofrecer su libertad por la Familia, con lo cual se incluía la seria posibilidad de morir en el campo de concentración.

Llama, con este paso, a que la Familia profundice la alianza de amor en el sentido de la "Inscriptio", es decir, del amor a la cruz. Se toma mayor conciencia de la posición del Padre como Fundador y cabeza de la Familia y de la estrecha comunidad de destinos y solidaridad entre ambos y se acentúa a la vez el carácter marcadamente sobrenatural de Schoenstatt como obra e instrumento de Dios.

11 de marzo, el P. Kentenich es trasladado de la prisión de Coblenza a Dachau.

16 de julio, fundación de los Hermanos de María y de la Obra Familiar en el campo de concentración de Dachau.

1943, 18 de octubre, bendición en Nueva Helvetta, Uruguay, del primer Santuario filial igual al santuario origina.

1944, Se funda la Internacional Schoenstattiana en Dachau.

1945, 6 de abril, liberación del P. Kentenich en Dachau.

18 de octubre, Organización de la rama de los Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt.

1946, 2 de febrero, fundación del Instituto Secular de Nuestra Señora de Schoenstatt.

1947, 14 de marzo, audiencia privada del P. Kentenich con Pió XII y primer viaje a Brasil, Uruguay, Argentina y Chile.

1948, en abril, al P. Kentenich viaja desde África a Sudamérica.

20 de mayo, bendición de! santuario filial en Santa María, Brasil. El P. Kentenich viaja a Norteamérica.

1949, desde el 19 al 26 de febrero se lleva a cabo la visitación a las Hermanas de María por el obispo auxiliar de Tréveris.

C. Tercer hito de la historia: “En la Fuerza Divina”

1949, 20 de mayo: Bendición del santuario filial en Bellavista-Santiago, Chile.

31 de mayo, el P. Kentenich pone sobre el altar del santuario en Bellavista la primera parte de su respuesta a las objeciones hechas por el visitador en Schoenstatt y proclama desde el santuario de Bellavista una cruzada por el pensar, amar y vivir orgánicos.

5 de Junio, Coronación de la Sma. Virgen en Bellavista/ Stgo -Chile.

1951, 23 de julio, se inicia la Visitación Apostólica a Schoenstatt encargada por el Santo Oficio.

30 de septiembre, el Visitador Apostólico ordena la salida del P, Kentenich de Schoenstatt.

22 de octubre, el P. Kentenich parte de Roma rumbo a Latinoamérica.

1952, 20 de enero: bendición del santuario filial en Florencio Varela, Argentina. 20 de junio, el P. Kentenich parte desde Chile al destierro en Milwaukee, Estados Unidos, donde permanecerá durante 14 años.

1962,11 de octubre, apertura del Concilio Vaticano II (Juan XXIII).

1963. 20 de enero, canonización de San Vicente Pailoíti en Roma. Petición de un grupo de cardenales ai Santo Padre de la revisión del caso de Schoenstatt.

1965, 18 de julio, Monseñor Belte decreta la fundación canónica del Instituto Secular de los Padres de Schoenstatt.

13 de septiembre, el P. Kentenich recibe un telegrama que le ordena regresar a Roma. Llega a Roma el 17 de septiembre.

D. Cuarto hito de la historia: “En la Victoriosidad Divina

1965, 22 de octubre, Pablo VI ratifica la decisión del Santo Oficio, del 20 de octubre, que libera al P. Kentenich de todas las prohibiciones.

8 de diciembre, solemne clausura del Concilio Vaticano II.

24 de diciembre, el P. Kentenich regresa a Schoenstatt.

1968, 15 de septiembre, fallecimiento del P. Kentenich en la sacristía de la Iglesia de la Adoración, en Schoenstatt, inmediatamente después de haber celebrado la Santa Misa.

20 de septiembre, funerales del P. Kentenich En .su tumba se inscribe la frase: “Dilexit Ecclesiam". Amó a la Iglesia.

PARA CONOCER SCHOENSTATT ES PRECISO TOMAR CONTACTO VITAL:

a) Contacto con personas:

El encuentro personal e intercambio vital con diversos miembros del Movimiento de Schoenstatt posibilitarán que, a través de ellos, tomemos contacto con la comente de gracias, de vida y de ideas del Movimiento. Un schoenstattiano más antiguo nos podrá transmitir mucho más efectivamente Schoenstatt, que una lectura o una charla.

Se aconseja, por lo tanto, procurar estos contextos, ojalá con personas de diversas ramas del Movimiento y con diverso grado de compromiso en su organización.

b) Contacto con grupos:

Hemos descrito a Schoenstatt como una familia. Para conocer una familia es preciso acercarse a ella, participar de su vida, de sus encuentros y vivencias. La Familia de Schoenstatt es múltiple. Por eso, normalmente se sugiere tomar contacto, en primer lugar, con la rama del Movimiento o comunidad más afín a la propia realidad, v.gr. Matrimonios, señoras, juventud, profesionales, etc. Normalmente, cada agrupación del Movimiento posee encuentros, jornadas o retiros en los cuales se puede participar.

Por otra parte, el Movimiento realiza encuentros a nivel general en cada uno de sus centros (retiros, charlas, celebración del día de alianza, etc.). Cada persona está invitada a asistir a ellos y allí también podrá obtener mayor información.

c) Contacto con el santuario:

Schoenstatt es una Familia apostólica que bebe toda su vitalidad de la fuente de gracias que brota del santuario. No podemos conocer a Schoenstatt en forma vital sino tomando contacto personal con el lugar de gracias. Una familia se conoce en su hogar.

Y el hogar de Schoenstatt es el santuario. La "experiencia" del santuario, por cierto, no depende sólo de la presencia espiritual de María en él; también requiere la abertura de nuestro corazón a su gracia. María nos invita a visitar el santuario con actitud sencilla y creyente. Ella nos espera en él; allí quiere acogernos, transformarnos y regalarnos una gran fecundidad apostólica.

El lugar de gracias es el santuario, pero comprende con él todo el terruño de Schoenstatt. Recorramos, por eso, el lugar, tratando de percibir el mensaje que María nos hace llegar a través suyo, dejándonos guiar por alguien que nos explique su historia y el significado de lo que allí existe.

CONOCIMIENTO DOCTRINAL DE SCHOENSTATT

Podemos también completar nuestro conocimiento de Schoenstatt a través de la palabra escrita. Como material introductorio sugerimos: