Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

NUEVO TEMPLO PARROQUIAL

Nuestro proyecto: ¿en qué vamos?

proyecto parroquia san maximiliano kolbe

Han sido muchos los obstáculos que hemos tenido que superar en este anhelo que todos tenemos de ver que nuestra comunidad pueda reunirse un templo hermoso, grande, espacioso, luminoso. Un templo que sea nuestro orgullo. Y en un centro pastoral donde podamos cada vez prestar más y mejores servicios de evangelización y promoción humana.

En este momento la situación es la siguiente: estamos antes dos alternativas que ya están sobre el escritorio del Señor Arzobispo y que creemos tendrá pronto una solución. Las alternativas son:

ALTERNATIVA 1:
En esta opción se haría un canje con la asociación de residentes del barrio Tierralinda para que el templo quede con el frente al parqueadero y paralelo al actual templo, que ocupa en parte (un 70%) espacio público. El canje sería intercambiar el terreno de propiedad de ellos en el que está actualmente la Policía Nacional por la casa parroquial, y posiblemente una franja del terreno de la parroquia, pues el área de la estación es más grande que el de la casa.

VENTAJAS: El templo se construiría paralelo al actual. El acceso sería entonces desde la calle. Igualmente, el área para construir el centro pastoral (despacho, salones, apartamento para el párroco) estaría anexa al mismo templo y ocuparía parte del terreno que ocupa el actual templo.

DESVENTAJAS: El problema fundamental aquí es que no se puede precisar los tiempos que esto tome, pues la escritura de la propiedad de la asociación de vecinos no la han podido registrar y no se sabe cuánto más pueda tardar, pues se trata de un trámite ante el distrito que ya ha colocado muchas dificultades para hacerlo. A eso se le suma el hecho de que cuando se quiera hacer el canje hay que desenglobar nuestro terreno, de propiedad de la parroquia, y eso, según su conocimiento, puede tomar de 2 a 3 años. En esta alternativa hay que considerar que desde hace más de 15 años la gente está escuchando hablar de ampliar el actual templo (lo que sabemos no se puede por el tema del espacio público) y en los últimos 4 años de construir un nuevo templo.

Y aunque la gente en general ha sido muy generosa y colaboradora yo ya he escuchado un buen número de comentarios de la gente que dice que ya está cansada de esperar, y que no tienen voluntad para ayudar más, hasta que no vean que se concretan el inicio de las obras del templo.

ALTERNATIVA 2:
En esta opción se trata de aprovechar el terreno que es ya de propiedad de la parroquia y del que se tiene ya escritura y registro desde el año 2009. Se aprovecharía el área existente (1.500 mts.2) que es suficiente para edificar el templo y el centro pastoral.

Se trataría de una obra nueva en su totalidad, al igual que en la alternativa anterior, pero no dependeríamos de nadie en el sentido de que es ya lo que tenemos. El acceso del templo se haría por el parque, una vez que este se restituya al distrito. Ya están hecha la consulta en la curaduría urbana y no hay razones jurídicas o de normas del Distrito para que no se pueda realizar la obra.

VENTAJAS: Ya de tiene el terreno, ya está legalizada la escritura y es un área generosa para hacer una buena construcción. Se ha pensado en un templo de unos 800 metros cuadrados, además de la obra del centro pastoral. No tendríamos que esperar y se desarrollaría pronto el proyecto.

DESVENTAJAS: A algunas personas les parece desventaja que el acceso no sería por el frente como algunos quieren, sino por el parque aledaño. Considero que es cuestión de entender que una nueva ubicación del templo no le va a quitar importancia, y que, de hecho, la altura del templo (unos 8 ms.) no hará que no sea visible. Otra desventaja es que se tendría que sacrificar la casa parroquial pues tocaría demolerla. Sin embargo, sea que se elija la primera o la segunda habrá que construir nueva vivienda para el párroco, amen de los salones, despacho, etc. Además, a la mayoría de las personas a las que se les ha planteado esta solución no les ha parecido una decisión descabellada, pues aunque se sacrifica la casa, se consigue un área generosa para el templo y se plantea una nueva construcción que contenga todos los servicios que presta la parroquia (centro pastoral).