Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Buenas Noticias - Boletín Parroquial

September 14 de 2014 y September 21 de 2014

DOMINGO XXIII DEL TIEMPO ORDINARIO

EDITORIAL

EJERCICIOS PARA PERDONAR Padre Ignacio Larrañaga

1. Ponte en el espíritu de Jesús, en la fe. Asume sus sentimientos. Enfrenta (mentalmente) al “enemigo” mirándolo con los ojos de Jesús, sintiéndolo con los sentimientos de Jesús, abrazándolo con los brazos de Jesús, como si “fueras” Jesús. Concentrado, en plena intimidad con el Señor Jesús (colócalo el “enemigo” en el rincón de la memoria), di al Señor: “Jesús, entra dentro de mi. Toma posesión de mi ser. Calma mis hostilidades. Dame tu corazón pobre y humilde. Quiero sentir por ese “enemigo” lo que Tú sientes por él; lo que Tu sentías al morir por él. Puestos en alta fusión tus sentimientos con los míos, yo perdono (juntamente contigo), yo amo, yo abrazo a esa persona. Ella -Tu-Yo, una misma cosa. Yo-Tu-ella, una misma unidad”. Repetir estas o semejantes palabras durante unos treinta minutos.

2. Si comprendiéramos, no haría falta perdonar. Trae a la memoria al “enemigo y aplícale las siguientes reflexiones: Fuera de casos excepcionales, nadie actúa con mala intención. ¿Qué estarás tú atribuyendo a esa persona intenciones perversas que ella nunca las tuvo? Al final, ¿quién es el equivocado? Si él te hace sufrir, ¿quién sabe si no dijo lo que te dijeron que dijo? ¿Quién sabe si lo dijo en otro tono o en otro contexto? El parece orgulloso; no es orgullo, es timidez. Parece un tipo obstinado; no es obstinación, es un mecanismo de autoafirmación. Su conducta parece agresiva contigo; no es agresividad, es autodefensa, un modo de darse seguridad, no te está atacando, se está defendiendo. Y tu estas suponiendo perversidades en su corazón. ¿Quién es el injusto y el equivocado? Ciertamente, el es difícil para ti; mas difícil es para sí mismo. Con su modo de ser sufres tu, es verdad; mas sufre el mismo. Si hay alguien interesado en este mundo en no ser así, no eres tu; es el mismo. Le gustaría agradar a todos; no puede. Le gustaría vivir en paz con todos; no puede. Le gustaría ser encantador; no puede. Si él hubiera escogido su modo de ser, seria la criatura más agradable del mundo. ¿Qué sentido tiene irritarse contra un modo de ser que él no escogió? ¿Tendrá él tanta culpa como tú presupones? En fin de cuentas, ¿no serás Tú, con tus suposiciones y repulsas, más injusto que él? Si supiéramos comprender, no haría falta perdonar.

3. Se trata de un acto de dominio mental por el que desligamos la atención de la persona enemistada. Consiste, pues en interrumpir ese vinculo de atención (por el que tu mente estaba ligada a esa persona) y quedarte tu desvinculado de él, y en paz. NO consiste, pues, en expulsar violentamente de la mente a esa persona, porque en ese caso se fijara más. Se trata de suspender por un momento la actividad mental, de hacer un vacío mental, y el “enemigo” desaparece. Volverá de nuevo. Suspende otra vez la actividad mental o desvía la atención hacia otra cosa. Hay unos cuantos verbos populares que significan este perdón: desligar: se liga, se desliga la atención. Desprender: se prende, se desprende. Soltar: se te agarra (el recuerdo), suéltalo. Dejar. Olvidar. Como se ve, no es un perdón propiamente tal, pero tiene sus efectos. Puede ser el primer paso, sobre todo cuando la herida es reciente.

Inspiración del Espíritu Santo - Desde el Sagrado Corazón de Jesús.

El pecado es la herencia oscura de todo ser humano. Yo vine a este mundo para perdonar los pecados para que así se pudieran reconciliar con mi Padre Celestial y participar de su divinidad y de las glorias del Reino de los Cielos. En mi oración al Padre, Yo les he enseñado a decir “perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. “ En otras palabras, tu perdón es garantizado siempre y cuando perdones a los que te agravian y pecan en contra tuya.

Tu tienes que perdonar si es que esperas ser perdonado. El perdón empieza con la paciencia, la cual es una forma sencilla de perdón y tolerancia que abre el corazón a un entendimiento completo y a la misericordia.

Yo he dicho, sé misericordioso como mi Padre Celestial es misericordioso, no juzgues y no serás juzgado. Porque con el juicio que uses serás juzgado, y con la medida que midas serás medido.

La justicia se hará a todos los que no perdonan. Por eso, sé suave en tu juicio, siempre trata a los demás de la manera que esperas que te traten. Ponte en la posición de la otra persona cuando seas ofendido. No arriesgues tu propio perdón por tener resentimientos en tu corazón.

El momento en que alguien te ofende, es el momento de perdonar y olvidar. La otra persona puede haber cometido un pecado, pero tu no eres Dios para condenarle, perdónale y así evitarás cometer un pecado tu mismo. Sé misericordioso y así obtendrás misericordia el Día del Juicio.

Cuando tu no perdonas, creas resentimiento en tu corazón, el cual trabajará en contra de la persona que te ha ofendido y servirá como plataforma para endurecer tu corazón. Acumularás mas resentimientos en contra de otras personas y al final tendrás muchos enemigos. La maldad de tus resentimientos será tu pecado; te rodeará la oscuridad y destruirá todas las oportunidades de estar en paz contigo mismo, con tu prójimo y con Dios. Tu no encontrarás felicidad en la tierra mientras tengas resentimientos, por eso debes perdonar y olvidar para poder obtener paz interior y reconciliarte con los demás y con Dios.

De nada sirve que presentes tu ofrecimiento ante el Cielo si todavía llevas algo en contra de tu hermano. Si amarras resentimientos en tu corazón, ellos no te permitirán entrar al gozo de mi presencia, tendrás que deshacer cada resentimiento con muchos actos de amor para que puedas ser purificado. El Espíritu Santo no se puede sentir en casa en un corazón que no perdona. La falta de perdón lleva al odio, que es lo opuesto al amor. Perdona y así verdaderamente aprenderás a amar. Ama misericordiosamente y así imitarás la bondad de mi corazón lleno de amor.

EL EVANGELIO DEL DOMINGO EN CASA

AVISOS DE NUESTRA PARROQUIA

Lunes 15 de Septiembre: celebramos a Nuestra Señora de los Dolores,

Todos los domingos se celebran bautismos, información en el despacho parroquial.

15 de septiembre Conmemoración de la partida al Cielo del Padre José (Fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt.)

NUEVO TEMPLO

Su Párroco Daniel Saldarriaga Molina, agradece a la Comunidad de San Maxilimiano Kolbe la gran colaboración al fondo de ahorro para la construcción del Nuevo Templo.

Si quiere apoyar la obra del templo, puede consignar su ayuda en las cuentas:

Gracias por apoyar la obra del templo, puedes consignar tu donación en las siguientes cuentas: o a nombre de la Parroquia San Maximiliano Kolbe.

BBVA: Cuenta de ahorro 540116134

Davivienda: Cuenta de ahorro 480900003256

El recibo de la consignación lo puede llevar al despacho parroquial o en la alcancía del Templo para llevar el control de estas ayudas. "Dios que ve en lo escondido, los recompensará"


Todos los Boletines: