Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Buenas Noticias - Boletín Parroquial

August 10 de 2014 y August 17 de 2014

DOMINGO XVIIII DEL TIEMPO ORDINARIO

EDITORIAL

Reflexión sobre Jesús con Pedro caminando sobre el agua

Caminar sobre las aguas, ¡qué proeza!, está fuera de nuestro alcance. Por eso sucede que cuando leemos estas líneas no lleguemos a penetrar su mensaje hasta el fondo. Entonces, ¿cuál es la clave de lectura? Pedro no camina hasta que Jesús le dice: Ven. También Jesús nos dice esa palabra en diversas ocasiones al día: cada vez que nos viene a la mente una buena obra: hacer un favor, dar una limosna, etc. Es posible que no nos demos cuenta de esta realidad, pero es Dios quien nos inspira esos pensamientos.

Las dificultades llegan cuando nos pide algo más, un sacrificio mayor. Es entonces cuando sentimos que nuestras pasiones se rebelan y nos echamos atrás. Aquella posibilidad de avanzar se ha convertido en un fracaso, en un naufragio. ¿Por qué? Veamos qué le sucedió a Pedro. Al principio se asustó al ver a Jesús, que llegaba de forma tan inesperada. Pero al ver que era Él, se sintió seguro, y a la voz de su Maestro comenzó a dar los primeros pasos. ¿Y luego? Dudó, tuvo miedo, no confió en el poder de Cristo para continuar adelante, y empezó a hundirse. Lo que le faltaba era fe.

Mecánica del alma

Una vez iba un hombre en su coche por una larga y muy solitaria carretera cuando, de pronto, su vehículo comenzó a detenerse hasta quedar estático. El hombre bajó, lo revisó, y trató de averiguar qué era lo que tenía. Pensaba que pronto podría encontrar la avería de su coche, pues hacía muchos años que lo conducía; sin embargo, después de mucho rato se dio cuenta de que no encontraba el fallo del motor. En ese momento apareció otro coche del cual bajó un señor a ofrecerle su ayuda. El dueño del primer vehículo dijo: – “Mira este es mi coche de toda la vida, lo conozco como la palma de mi mano. No creo que tú, sin ser el dueño ni conocerlo, puedas o sepas hacer algo.”

El otro hombre insistió con una cierta sonrisa hasta que finalmente el primero accedió: – “Está bien, haz el intento… pero no creo que puedas, pues se trata de mi coche.” El segundo hombre se puso manos a la obra y en pocos minutos encontró la avería y el auto arrancó. El primer hombre quedó atónito, no podía creerlo: – “¿Cómo pudiste arreglar el fallo si es MI coche?”, preguntó. El segundo hombre le respondió: – “Verás, mi nombre es Félix Wankel… yo inventé el motor rotativo que usa tu automóvil.”

Cuántas veces decimos: “esta es MI vida; este es MI destino, esta es MI casa… Déjenme a mí SOLO, ¡yo puedo resolver MI problema!” Al enfrentarnos a los problemas y a los días difíciles creemos que nadie más nos podrá ayudar pues “esta es MI vida”. Pero… has pensado alguna vez: ¿Quién hizo la vida?, ¿Quién hizo el tiempo?, ¿Quién creó la familia? Cuando vengan momentos difíciles, recuerda que sólo Aquel que es el autor de la vida y del amor puede ayudarte cuando te quedes tirado en la carretera de la vida.

HISTORIA DE SAN MAXIMILIANO KOLBE Y SU MADRE

Siempre supe -dijo su madre- que Maximiliano iba a morir como mártir, a raíz de un evento extraordinario de su niñez, pero no recuerdo si el hecho sucedió antes o después de su primera confesión. Una vez no me agradó algo que hizo y le dije: «Hijo mío, ¡no sé qué va a ser de ti!». Después de eso, no volví a pensar sobre mi observación, pero advertí enseguida que mi niño cambió tanto que era irreconocible. Teníamos un altarcito en un lugar reservado de la casa, en el que él empezó a ocultarse con frecuencia. En general, su comportamiento parecía más maduro que sus años. Era siempre reflexivo, serio, y rezaba con lágrimas en los ojos. Me vino la preocupación de que podría estar enfermo, y le pregunté: «¿Qué te está pasando?». Insistí: «Tienes que decirlo todo a mamá».

Temblando y con lágrimas en los ojos, me dijo: «Cuando tú me dijiste "¿qué será de ti?", recé con insistencia a Nuestra Señora para que me dijera qué sería de mí. Y luego, en la iglesia, recé otra vez. Entonces, se me apareció la Virgen Madre teniendo en sus manos dos coronas, una blanca y otra roja. Me miró con amor y me preguntó si me gustaría tenerlas. La blanca significaba que yo me conservaría puro, y la roja que llegaría a ser mártir. Contesté que sí, que las quería. Entonces la Virgen me miró tiernamente y desapareció.

Ahora, cada vez que voy a la iglesia contigo y papá -me dijo-, me imagino que no son ustedes dos los que van conmigo, sino San José y Nuestra Señora». El cambio extraordinario en mi niño confirmó la realidad del hecho. El estaba siempre pensando en ello y cuando se presentaba la ocasión, me hablaba, con el rostro resplandeciente, de su deseo de una muerte de mártir... Del libro: "Maximiliano Kolbe - Un hombre para los demás" (Pág. 10 Y 11).

EL EVANGELIO DEL DOMINGO EN CASA

AVISOS DE NUESTRA PARROQUIA

Todos los domingos se celebran bautismos, información en el despacho parroquial.

Jueves 14 de Agosto: San Maximiliano Kolbe Hora Eucaristías: 7:00 am, 12m y 6:30 pm. Película sobre 7:00 pm.

40 horas 14, 15 y 16 de Agosto. Exposición del Santísimo Sacramento para visita de los fieles: 7:45am a 6:30 pm.

Viernes 15 de Agosto: Festividad de la Asunción de la Santísima Virgen al cielo.

Ciclo de películas en homenaje a San Maximiliano Kolbe: Jueves 14: 7:00 p.m - Viernes 15: 3:00 p.m - Sábado 16: 9:00 y 10:30 am

NUEVO TEMPLO

Su Párroco Daniel Saldarriaga Molina, agradece a la Comunidad de San Maxilimiano Kolbe la gran colaboración al fondo de ahorro para la construcción del Nuevo Templo.

Si quiere apoyar la obra del templo, puede consignar su ayuda en las cuentas:

Gracias por apoyar la obra del templo, puedes consignar tu donación en las siguientes cuentas: o a nombre de la Parroquia San Maximiliano Kolbe.

BBVA: Cuenta de ahorro 540116134

Davivienda: Cuenta de ahorro 480900003256

El recibo de la consignación lo puede llevar al despacho parroquial o en la alcancía del Templo para llevar el control de estas ayudas. "Dios que ve en lo escondido, los recompensará"


Todos los Boletines: