Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Buenas Noticias - Boletín Parroquial

June 09 de 2013 y June 09 de 2013

DOMINGO X DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C.

EDITORIAL

¿CUÁNTO VALE?

Una pequeña niña fue a su habitación y sacó un frasco que estaba escondido en su closet. Esparció su contenido en el suelo y contó con cuidado. Tres veces, incluso el total fue contado a la perfección. No había cabida a errores.

Con cuidado regresó las monedas al frasco y cerrando la tapadera, ella salió sigilosamente por la puerta trasera y caminó 6 cuadras hasta la Farmacia, ella esperó pacientemente a que el farmacéutico le prestara atención, pero estaba muy ocupado por el momento. Tere movió sus pies para que rechinaran sus zapatos. Nada. Se aclaró la garganta lo más fuerte que pudo. No sirvió de nada, finalmente tomó 25 centavos del frasco y tocó en el mostrador de cristal. Con eso fue suficiente!

¿Y qué es lo que quieres? le preguntó el farmacéutico con tono de disgusto en la voz. Estoy hablando con mi hermano que viene de Chicago y no lo he visto en años, le dijo el farmacéutico. Bueno, quiero hablarle acerca de mi hermano, Tere le contestó con el mismo tono de impaciencia. Él está realmente muy, muy enfermo y quiero comprar un milagro.

¿Perdón? dijo el farmacéutico. Su nombre es Andrés y algo malo ha estado creciendo en su cabeza y mi papi dice que sólo un milagro puede salvarlo, ahora dime, cuánto cuesta un milagro. Nosotros no vendemos milagros aquí, chiquita. Lo siento pero no puedo ayudarte, dijo el farmacéutico, con voz suave. Oye, tengo dinero para pagarlo. Si no es suficiente, conseguiré lo que falte. Sólo dime cuánto cuesta.

Él hermano del farmacéutico que era un hombre muy bien vestido, intervino y le preguntó a la niñita, ¿Qué clase de milagro necesita tu hermano? No sé, replicó Tere, con los ojos muy abiertos. Yo sólo sé que está muy enfermo y mami dice que necesita una operación. Pero mi papi no puede pagarla, por eso quiero usar mi dinero. ¿Cuánto tienes?, le preguntó el hombre de Chicago. Un dólar con once centavos, contestó Tere, apenas audible. Y ese es todo el dinero que tengo, pero puedo conseguir más si es necesario. Bueno, qué coincidencia, sonrió el hombre. Un dólar y once centavos es el precio exacto de un milagro para los hermanitos. Él tomó el dinero en sus manos y con la otra sostuvo su manita enguantada y dijo Llévame a dónde vives. Quiero ver a tu hermano y conocer a tus padres. Veamos si tengo el milagro que necesitas'

Ese hombre bien vestido era el Dr. Carlton Armstrong, un cirujano especializado en neuro-cirugía. La operación fue completamente gratis y sin cargo alguno por su estancia en el hospital, hasta que Andrés regresó sano a casa. Mami y papi comentaron felices de la cadena de eventos que les trajo todo esto. Esa cirugía, susurraba su madre, “ fue un milagro real” . Ya me imagino cuánto podría costar. Tere sonrió. Ella sabía exactamente cuánto cuesta un milagro. . . un dólar con once centavos. . .más la fe de una chiquilla. En nuestras vidas nunca sabemos cuántos milagros vamos a necesitar. Un milagro no es la suspensión de una ley natural sino la implementación de una ley de Dios.

SAN JOSÉ, EJEMPLO DE ESPOSO Y PADRE DE FAMILIA

Existen razones para que los hombres de toda condición y de todos los países se encomienden y se confíen a la fe y al cuidado del bienaventurado José. Los padres de familia ven en él, la hermosa personificación de vigilancia y solicitud paternal; los esposos, un perfecto ejemplo de amor, de entendimiento y fidelidad conyugal; las vírgenes, un modelo y el guardián de la integridad virginal; que los ricos comprendan con sus enseñanzas cuáles son los bienes que es preciso desear y adquirir por medio de esfuerzos.

Los obreros o las personas en condiciones difíciles, pueden recurrir a él y proponerse imitarlo. José en efecto, de estirpe real, unido por el matrimonio a la más grande y la más santa de las mujeres, la Virgen María, visto como el Padre del Hijo de Dios, pasa sin embargo su vida trabajando y le exige a su labor de artesano todo lo que es necesario para el mantenimiento de su familia.

Es pues cierto que la condición de los humildes no tiene nada de despreciable, y no sólo el trabajo del obrero no es deshonrado, sino que él puede, si la virtud viene a agregarse, ser en gran parte ennoblecido. José, contento de lo poco que poseía, soportó las dificultades inherentes a las limitaciones de la fortuna con nobleza de sentimientos, a la manera de su Hijo, que, después de haber aceptado la forma de esclavo, Él, que es el Señor de todas las cosas, se somete voluntariamente a la indigencia y a la falta de todo. (SS León XIII, 1889).

San José fue el custodio de la Familia de Nazaret, y el modelo de padre diligente, trabajador, prudente y obediente a la voluntad de Dios, dedicado al cuidado de su joven esposa y de su pequeño Hijo, por lo cual se convierte en el modelo ideal para todos los esposos y padres de familia.

EL EVANGELIO DEL DOMINGO EN CASA

AVISOS DE NUESTRA PARROQUIA

1. Amigos de la Virgen de Schoenstatt: el 11 de Mayo los invitamos al V Taller de preparación para la coronación, al final de la misa de 7 am y 6 pm.

2. Despacho parroquial: atendemos de lunes a sábado de 9 a 12 y de lunes a viernes de 2 a 6. Al final de las misas, el Párroco también los puede escuchar.

3. Capilla del Santísimo, esta abierta de 7 a 7 todos los días para la visita de los fieles al Santísimo Sacramento. Detrás del Templo calle 127d No. 47-75.

5. Curso Bíblico, con el Diácono Gerardo Parada, los lunes de 7pm a 8pm en el Salón Parroquial.

6. Pandillas de la Amistad, sábados 3 p.m. Niños de 9 a 17 años.

7. Misas Dominicales:
En el Templo: 7 A.M. - 9 A.M.- 12 M. - 5 P.M. - 7 P.M.
Prado Centro: 10 A.M.
Atabanza II: Primer y Tercer Domingo 10:30 A.M.
Atabanza IV: Segundo y Cuarto Domingo 10:30 A.M.
Alcanzar de San Luis I y II: 11 A.M.
Niza IX: 6 P.M.

NUEVO TEMPLO

Su Párroco Daniel Saldarriaga Molina, agradece a la Comunidad de San Maxilimiano Kolbe la gran colaboración al fondo de ahorro para la construcción del Nuevo Templo.

Si quiere apoyar la obra del templo, puede consignar su ayuda en la cuenta de ahorros de BBVA: 540116134 o Davivienda: 540116134 a Nombre de Parroquia San Maximiliano Kolbe.

El recibo de la consignación lo puede llevar al despacho parroquial para que les den su recibo o dejar en la alcancía del Templo para llevar el control de estas ayudas. "Dios que ve en lo escondido, los recompensará".


Todos los Boletines: