Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Buenas Noticias - Boletín Parroquial

January 27 de 2013 y January 27 de 2013

DOMINGO DE LA III SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C. Boletín N° 04

EDITORIAL

LA PAZ DEL SEÑOR

Había una vez un Rey que ofreció un premio al artista que pudiera plasmar en un lienzo la Paz Perfecta, muchos lo intentaron y el Rey observó admirado cada una de las obras. Pero, solamente hubo dos que le parecieron adecuadas y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago tranquilo rodeado de imponentes montañas que era como un espejo perfecto donde se reflejaba el cielo azul con sus nubes blancas.

La segunda pintura, también tenía montañas pero estas eran escabrosas, en una de ellas había una cascada desde lo más alto con una caída de agua que a simple vista sorprendía a cualquiera, el cielo era oscuro y mostraba que llegaría una tormenta. Pero cuando el Rey se acercó y mirar esa pintura notó que en un lado de la majestuosa cascada había una grieta en la roca en la cual se encontraba un nido, ahí en medio de la cascada y la rapidez de la caída del agua, el pájaro había construido su morada con todo el cuidado, y eso hizo que el Rey escogiera esa pintura y explicó:

Paz no es estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro ni sin dolor… Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas, escuchemos la voz del Señor en el diario vivir y en las cosas simples que realizamos día a día.

El ESPÍRITU SANTO NOS ILUMINA CADA DÍA PARA TENER LA PAZ QUE VIENE DEL SEÑOR.

EL EVANGELIO DEL DOMINGO EN CASA

"EL ESPÍRITU DEL SEÑOR ESTÁ SOBRE MÍ, PORQUE ÉL ME HA UNGIDO”.

Primera Lectura del Libro de Nehemías 8, 2-4. 5-6. 8-10

En aquellos días, el sacerdote Esdras trajo el libro de la Ley ante la asamblea, compuesta de hombres, mujeres y todos los que tenían uso de razón. Era mediados del mes séptimo. En la plaza de la Puerta del Agua, desde el amanecer hasta el mediodía, estuvo leyendo el libro a los hombres, a las mujeres y a los que tenían uso de razón. Toda la gente seguía con atención la lectura de la Ley. Esdras, el escriba, estaba de pie en el púlpito de madera que había hecho para esta ocasión. Esdras abrió el libro a la vista de todo el pueblo —pues se hallaba en un puesto elevado— y, cuando lo abrió, toda la gente se puso en pié. Esdras bendijo al Señor, Dios grande, y todo el pueblo, levantando las manos, respondió:

—«Amén, amén.» Después se inclinaron y adoraron al Señor, rostro en tierra. Los levitas leían el libro de la ley de Dios con claridad y explicando el sentido, de forma que comprendieran la lectura. Nehemías, el gobernador, Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que enseñaban al pueblo decían al pueblo entero:

—«Hoy es un día consagrado a nuestro Dios: No hagáis duelo ni lloréis.» Porque el pueblo entero lloraba al escuchar las palabras de la Ley. Y añadieron:

—«Andad, comed buenas tajadas, bebed vino dulce y enviad porciones a quien no tiene, pues es un día consagrado a nuestro Dios. No estéis tristes, pues el gozo en el Señor es vuestra fortaleza.»

Palabra de Dios.

Salmo responsorial Sal 18, 8. 9. 10. 15 (R.: Jn 6, 63c)

R. Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.

La ley del Señor es perfecta y es descanso del alma; el precepto del Señor es fiel e instruye al ignorante. R.

Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón; la norma del Señor es límpida y da luz a los ojos. R. La voluntad del Señor es pura y eternamente estable; los mandamientos del Señor son verdaderos y enteramente justos. R.

Que te agraden las palabras de mi boca, y llegue a tu presencia el meditar de mi corazón, Señor, roca mía, redentor mío. R.

Segunda Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 12, 12-30

Hermanos:
Lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un sólo cuerpo, así es también Cristo. Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un sólo cuerpo. Y todos hemos bebido de un sólo Espíritu.

El cuerpo tiene muchos miembros, no uno sólo. Si el pié dijera: «No soy mano, luego no formo parte del cuerpo», ¿dejaría por eso de ser parte del cuerpo? Si el oído dijera: «No soy ojo, luego no formo parte del cuerpo», ¿dejaría por eso de ser parte del cuerpo? Si el cuerpo entero fuera ojo, ¿cómo oiría? Si el cuerpo entero fuera oído, ¿dónde quedaría el olfato? Pues bien, Dios distribuyó el cuerpo y cada uno de los miembros como él quiso.

Si todos fueran un mismo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Los miembros son muchos, es verdad, pero el cuerpo es uno sólo. El ojo no puede decir a la mano: «No te necesito»; y la cabeza no puede decir a los piés: «No os necesito.» Más aún, los miembros que parecen más débiles son más necesarios. Los que nos parecen despreciables, los apreciamos más. Los menos decentes, los tratamos con más decoro. Porque los miembros más decentes no lo necesitan. Ahora bien, Dios organizó los miembros del cuerpo dando mayor honor a los que menos valían. Así, no hay divisiones en el cuerpo, porque todos los miembros por igual se preocupan unos de otros.

Cuando un miembro sufre, todos sufren con él; cuando un miembro es honrado, todos se felicitan.

Pues bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno es un miembro. Y Dios os ha distribuido en la Iglesia: en el primer puesto los apóstoles, en el segundo los profetas, en el tercero los maestros, después vienen los milagros, luego el don de curar, la beneficencia, el gobierno, la diversidad de lenguas.

¿Acaso son todos apóstoles? ¿O todos son profetas? ¿O todos maestros? ¿O hacen todos milagros? ¿Todos tienen don para curar? ¿Hablan todos en lenguas o todos las interpretan?
Palabra de Dios.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 1, 1-4; 4, 14-21

Excelentísimo Teófilo:
Muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han verificado entre nosotros, siguiendo las tradiciones transmitidas por los que primero fueron testigos oculares y luego predicadores de la palabra. Yo también, después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribírtelos por su orden, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan.

Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pié para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

«El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor.» Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles:

— «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

AVISOS DE NUESTRA PARROQUIA

Las pequeñas comunidades están invitadas a retomar su trabajo de encuentro semanal y formación continuada. Deben coordinar con sus líderes para retomar esta gran experiencia y seguir haciendo la Comunidad de Comunidades que estamos llamados a ser.

TENDREMOS REUNIÓN: LOS SÁBADOS

10 a.m. Grupo de acólitos
3 p.m. Pandillas de la Amistad.
5 p.m. Grupo Juvenil

LOS DOMINGOS TENEMOS NUESTRA CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA EN EL TEMPLO:

7, 9 y 12 m. 5 y 7 p.m.
En el Salón Comunal de Prado Centro a las 10:00 a.m.
En Atabanza 10:30.
En Alcazar de San Luis 11:00 a.m.
Niza IX 6:00 p.m.

Agradecemos a las personas que nos colaboran para tener estas celebraciones.

El despacho parroquial está en la Calle 127 D # 27-75, detrás de la Estación de Policía y atendemos de lunes a sábado de 9 a 12 p.m. y de lunes a viernes de 2 a 6 p.m.

Al lado del despacho, está la Capilla del Santísimo, para los que quieran venir a estar con el Señor en la Eucaristía a lo largo del día. Está abierto de 7a.m. a 7 p.m.

INSCRIPCIONES PARA PRIMERA COMUNIÓN Y CONFIRMACIÓN

Inscripciones para Catequesis de Primera Comunión y Confirmación, en el despacho parroquial y al final de las misas del Domingo.

Requisitos: Niños de 8 años o tercero de primaria en adelante para Primera Comunión y jóvenes a partir de los trece años para Confirmación.

La Catequesis de Primera Comunión será los domingos, inicia con la Misa de las 9 en el Templo. La de Confirmación: los sábados a la 1 p.m. en el salón parroquial.

HIMNO GLORIA

Gloria a Dios en el Cielo y en la Tierra Paz a los Hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa Gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias Señor Dios Rey Celestial Dios Padre Todopoderoso.

Señor Hijo Único Jesucristo. Señor Dios Cordero de Dios Hijo del Padre. Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica.

Tú que estás sentado a la Derecha del Padre ten piedad de nosotros.

Porque sólo tú eres Santo sólo tu Señor, sólo tu Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la Gloria de Dios Padre. Amén.

NUEVO TEMPLO

Si quiere apoyar la obra del templo, puede consignar su ayuda en la cuenta de ahorros de BBVA: 540116134 o Davivienda: 540116134 a Nombre de Parroquia San Maximiliano Kolbe.

El recibo de la consignación lo puede llevar al despacho parroquial para que les den su recibo o dejar en la alcancía del Templo para llevar el control de estas ayudas. "Dios que ve en lo escondido, los recompensará".


Todos los Boletines: