Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Buenas Noticias - Boletín Parroquial

May 20 de 2012 y May 27 de 2012

DOMINGO DE LA ASCENSION DEL SEÑOR Y DOMINGO DE PENTECOSTES

EDITORIAL

¡NO ES MAS QUE UN HASTA LUEGO!

Esta frase hace parte de una canción que aprendí con los scout, y que se cantaba alrededor de una fogata, con las manos entrelazadas, como señal de una despedida que no era definitiva, que no era un adiós, sino un HASTA LUEGO. Eso significaba que guardábamos la esperanza de vernos de nuevo, de rencontrarnos en algún lugar del camino de la vida.

Hoy digo a través de esta editorial un HASTA LUEGO a cada uno de ustedes, queridos lectores, y a las muchas personas que hicieron parte de este caminar de 4 años y 4 meses, en los que el buen Dios nos permitió compartir la fe común y el amor a Nuestro Señor Jesucristo.

Y cuando hay que decir un HASTA PRONTO hay que hacer memoria llena de gratitud de lo que se pudo recorrer. Una gratitud que va a cada uno de los que fueron mis compañeros y hermanos en este peregrinar, en nuestra comunidad parroquial de San Maximiliano Kolbe.

Gracias a los niños que me ayudaban a recobrar el sentido de la inocencia y la capacidad de no perder la espontaneidad en la vida.

Gracias a los jóvenes que me desafiaron desde su espíritu crítico y su rebeldía para llevar el anuncio de un Evangelio más fresco y novedoso.

Gracias a los adultos que de tantas maneras fueron apoyo y asistencia madura y responsable en las tareas del pastoreo

Gracias a los adultos mayores que con su piedad sincera y su deseo de acercarse más en la madurez de la vida al amor por el Señor me enseñaron mucho desde su bondad, su sencillez, su vida de fe.

Gracias a los que hacen parte de esta comunidad desde diversas tareas y experiencias de fe: las pequeñas comunidades, los catequistas, los proclamadores y los ministros extraordinarios de la comunión, los monaguillos y los jóvenes de ISTEN KRAFT, el equipo de pastoral familiar, la pastoral al servicio de los pobres en San Vicente de Paúl, el costurero parroquial, el grupo de pastoral de la salud. Gratitud a los grupos de oración, a los movimientos como Schoenstantt, Legión de María, Talleres de Oración y Vida del P. Larrañaga y Vida ascendente. Gratitud y bendición a los empleados de la parroquia. Gratitud y bendición a tantas personas a las que, en muchos de los domingos que compartimos, estreché la mano, salude con afecto, o los que en el despacho parroquial, o en el confesionario venían a buscar consuelo, consejo, escucha amorosa. Gracias a los diáconos permanentes y a sus esposas. Gracias a los que dirigían la vida de los grupos u otras actividades en la parroquia. Gracias a quienes colaboraron de manera tan desinteresada y generosa para hacer posible que hoy tengamos la propiedad del terreno donde se construirá el nuevo templo y centro pastoral, por el cual hemos trabajado estos años con tanto ahínco y determinación.

Puedo decir que he crecido en esta comunidad, y que mis defectos y errores me han lanzado al deber de cambiar muchas de mis actitudes y maneras de ser que han impedido o impidieron que brillara más en vida el Buen Pastor que se dedica a dar la vida por sus ovejas. Nuevamente suplico su perdón y me acojo a su misericordia, confiando en que no dejarán de orar por mí, como yo tampoco dejaré de hacerlo por ustedes.

El Señor me ha hecho saber, en la voluntad de mi Arzobispo, Monseñor Rubén Salazar, que necesita que le siga sirviendo en la parroquia de San José de Calasanz. Allá los espero como amigo y confío en que ustedes también me contarán como amigo suyo. GRACIAS de corazón a todos y los animo a seguir edificando esta comunidad parroquial, para que sea lugar de la acogida, del encuentro, del anuncio feliz y gozoso del Evangelio del Señor.

¡No es más que un hasta luego, no es más que un breve adiós!

P. CARLOS SANTIAGO GRANADOS R.
Párroco

EL EVANGELIO DEL DOMINGO EN CASA

MAYO 20 DEL 2012 – ASCENSIÓN DEL SEÑOR
Hechos 1,1-11; Salmo ; Efesios 4,1-13; Marcos 16,15-20

MEDITACION

Los verbos de la fiesta de la ascensión tienen todos, de una manera implícita o explícita, el sentido de elevación y nos invitan de este modo a mirar a lo alto, al elevar el corazón, a dirigir los ojos al cielo, a trasladar nuestro corazón al lugar donde se encuentra Cristo a la derecha del Padre. Así la solemnidad de la ascensión nos revela ya nuestra pertenencia, ya desde ahora, a la Jerusalén celestial, nuestro habitar en el cielo, “todavía no” con el cuerpo, pero sí “ya” con el espíritu y el corazón.

Cristo, al ascender al cielo, se llevó consigo el trofeo de su victoria sobre la muerte: su humanidad glorificada, la naturaleza que tiene en común con nosotros, con sus hermanos de carne y sangre. Nos ha hecho prisioneros, dice Pablo. ¿Cómo lo ha hecho? Ha hecho prisionero nuestro corazón ligando a Él nuestro deseo, nuestro amor; en efecto, el corazón se encuentra allí donde se encuentra el objeto que ama. “Si me amarais –afirma incesantemente Jesús-, os alegraríais que suba al Padre.”

En la medida en que nos humillamos y muramos con él, ascenderemos con él al Padre, seremos liberados de la esclavitud y llegaremos a ser hombres cada vez más libres. La espera del Cristo glorioso puede resultar difícil si sólo tenemos en cuenta los acontecimientos dolorosos de la vida humana, de la historia; sin embargo, es preciso cultivar, como lo hacía las primeras generaciones cristianas, el sentido de la inminencia. Nuestros ojos deben saber mirar al cielo sin alejarse de la tierra; más aún, recogiendo a los hermanos de sus dispersiones, para hacer converger sus miradas hacia lo alto. Nuestra manera de trabajar y de cansarnos debería permitirnos también reposar ya con cristo en el cielo. Nuestro modo de vivir, de sufrir, de morir, debería manifestar con claridad que el misterio de la redención se va cumpliendo en nosotros.

ORACIÓN

Te bendecimos, Padre, con toda la fuerza de nuestro espíritu por la glorificación de tu Hijo y nuestro hermano, Cristo Jesús.

Él no se ha ido para desentenderse de este mundo, sino que como cabeza nuestra, nos precede en la gloria eterna de tu reino.

Gracias también, Padre, porque Jesús nos confía su misión y quiere utilizar nuestra inteligencia y nuestro corazón, nuestras manos, nuestros labios, nuestros pies, nuestro tiempo, al servicio de su buena nueva de salvación y de su amor al hombre.

No permitas, Señor, que nos cerremos en la comodidad, en la apatía, en el egoísmo, en la falta de fe en definitiva.

Llénanos de la fuerza del Espíritu, y cuenta con nosotros. Amén.

MAYO 27 DEL 2012 - PENTECOSTÉS
Hechos 10,25-26; Salmo 98; 1 Juan 4,7-10; Juan 15,9-17

MEDITACION

El pasado Domingo la Iglesia entera se alegraba con la fiesta de la Ascensión. En este día celebramos Pentecostés. Conmemoramos la donación del Espíritu Santo. Se nos relata cómo los discípulos de Jesús, estando reunidos, temerosos y sin saber qué hacer después de todos los trágicos acontecimientos que se habían desarrollado y que aparentemente habían culminado con la muerte de Jesús en la cruz, en el día de Pentecostés reciben el don del Espíritu. Ésta capacitación les llevará a proclamar la buena nueva a todos aquellos que se encontraban en la ciudad. Este anuncio jamás ha dejado de realizarse desde entonces. Es la fiesta del nacimiento de la Iglesia.

El v. 19 del Evangelio nos da una idea extraordinaria de la vivencia de la comunidad de los discípulos sin el don del Espíritu Santo: “Estaban los discípulos en una casa con las puertas atrancadas por miedo a las autoridades judías”. Es una oportunidad este domingo para descubrir nuestros temores y todo aquello que nos paraliza como cristianos: pereza, indiferencia, vergüenza, pasividad…falta de amor a la Iglesia. También nos ayuda a confiar en Dios y en el cumplimiento de sus promesas que abren todas las puertas que por uno u otro motivo vamos cerrando. La comunidad cristiana sólo puede constituirse alrededor de Jesús y desde el Don maravilloso de su Espíritu. Esta Gracia nace, pervive y se manifiesta en su Iglesia. Debemos sentirnos profundamente agradecidos. Tampoco nosotros sabemos o podemos dar la talla, también en ocasiones somos un triste reflejo de aquel momento de puertas cerradas. Sin embargo es Dios quien capacita a los discípulos. Somos elegidos para una misión maravillosa desde el momento del bau

tismo. No es la debilidad o la falta de experiencia o nuestra realidad pecadora lo que nos impide asumir el reto de Jesús. Quizás es la falta de confianza en el que nos capacita lo que nos paraliza.

Aquellos hombres y mujeres padecieron un ambiente hostil, vieron sus propios miedos reflejados en su alrededor. Fue el don de Dios quien disipó todas sus dudas. La fuerza de la misión y su origen está en Dios en todo momento. No estamos solos, su fuerza descansa en su Iglesia y Él vela por ella y por todos nosotros. Son momentos para la confianza y la entrega total, es momento de Pentecostés.

ORACIÓN

Oh Divino Espíritu, ¡cuán poco consideramos tu incesante actuación en nuestras almas! Tú eres en realidad la vida que Cristo quiso dar a sus ovejas en gran abundancia. Tú, el fuego que Él vino a traer a la tierra, deseando vivamente que ardiese.

Ven, pues, oh Espíritu Santo a nuestras almas, fuente viva de gracia, fuego de amor, amor personificado, unción espiritual, suave regalo, santísima luz, padre de los pobres, dador de todo don: haznos tener gusto y sabor y hambre y sed de lo justo y bueno, danos, en los contratiempos, descanso al trabajo, templanza en lo ardiente, consuelo en el llanto; llena nuestro pecho con un casto amor; y, ya que en el hombre sin tu ayuda no hay nada que no le dañe: ven, y lava lo manchado, riega lo que es seco, sana lo enfermo, doblega lo que es duro, gobierna el camino, enciende lo helado, concédenos tus siete dones, aumento en virtudes, feliz descanso y eterno gozo. Amén.

AVISOS DE NUESTRA PARROQUIA

• DIEZMO. Ya se han inscrito unas 60 personas para empezar este año su ayuda con el diezmo anual. Pueden inscribirse en el despacho o este domingo y el próximo, para devolver al Señor de alguna manera toda la generosidad que tiene con nosotros.

• VIDA ASCENDENTE. A nuestros adultos mayores los invitamos de nuevo al grupo de vida ascendente los días viernes, de 3 a 5 p.m.

• ¿HAS TRAÍDO ALGO PARA COMPARTIR CON LOS MÁS POBRES DE NUESTRA PARROQUIA? No olvidemos que nuestra parroquia realiza la campaña del pan compartido para que podamos en ella tener la oportunidad de ayudar y servir a nuestros hermanos más pobres. 74 FAMILIAS esperan nuestra ayuda, pues este mes no ha sido posible repartirles su mercado porque no está llegando casi nada.

• ASESORIA PSICOLÓGICA. Los días sábados, de 10 a.m. a 1 p.m., en el despacho parroquial, ofrecemos el servicio gratuito de orientación o asesoría psicológica. Una oportunidad para mejorar nuestra salud mental y espiritual.

imagen del pan compartido

EL PAN QUE NO COMPARTES:

El pan que te sobra, es el pan del hambriento;

El vestido colgado en tu ropero, es el vestido del que está desnudo;

Los zapatos que no te pones, son los zapatos del que está descalzo;

El dinero que tienes guardado, es el dinero del necesitado;

La obra de caridad que no realizas es la injusticia que cometes.

San Basilio Magno

“DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DIA”
…oramos todos los días…
CUANDO PEDIMOS EL PAN NUESTRO,
pedimos no solo para nosotros…
ES TAMBIÉN EL PAN PARA QUIENES NO LO TIENEN
y que pueden recibirlo de nuestras manos.

¿ESTE DOMINGO TRAJISTE EL PAN MATERIAL PARA QUIENES NO LO TIENEN?

¿TE ACORDASTE, CON LA MEMORIA DE LA CARIDAD, QUE HAY EN MEDIO DE NOSOTROS QUIENES PADECEN HAMBRE?


El PAN que te sobra en tu mesa

LE PERTENECE A LOS MÁS POBRES.

CAMPAÑA PARROQUIAL DEL PAN COMPARTIDO

¡BENDITOS SON LOS PIES DEL MENSAJERO QUE ANUNCIA LA PAZ!

padre Daniel Saldarriaga, nuevo párroco Parroquia de San Maximiliano Kolbe

Desde nuestro boletín parroquial queremos agradecer el don del Señor de un nuevo pastor para esta parroquia en la persona del Padre Daniel Alirio Saldarriaga Molina, director del Banco Arquidiocesano de Alimentos.

Pidamos desde ahora al Señor para que él sea en medio de nosotros principio de unidad, guía acertado, pastor y hermano de todos. Lo encomendamos a las manos de la Madre amorosa, María Inmaculada, y de nuestro santo patrono, San Maximiliano Kolbe.

NUEVO TEMPLO PARROQUIAL

Nuestro proyecto: ¿en qué vamos?

Después de haber presentado al Señor Arzobispo, Rubén Salazar, las dos alternativas relacionadas con el futuro proyecto del templo parroquial, Monseñor Rubén ha aprobado que se construya el nuevo templo en el lote del que disponemos, y que pertenece ya en propiedad a la parroquia. En esta alternativa se respetará la casa parroquial, aunque se afecte menormente para la obra del templo y centro pastoral.

El camino a seguir será avanzar en la elaboración del proyecto arquitectónico y luego en conseguir la licencia de construcción, tareas que pueden tomar unos 8 meses aproximadamente. Así es que esperamos que a finales de este año o comienzos del 2013 podamos iniciar la obra tan esperada y deseada por todos.

Quienes así lo deseen pueden hacer sus donaciones en la cuenta de ahorros de la parroquia en el BBVA. Cuenta de ahorros No. a nombre de la PARROQUIA DE SAN MAXIMILIANO KOLBE.

ORACIÓN PARA IMPLORAR FAVORES POR INTERCESIÓN DEL BEATO JUAN PABLO II, PAPA

Oh Trinidad Santa, te damos gracias por haber concedido a la Iglesia al Beato Juan Pablo II y porque en él has reflejado la ternura de tu paternidad, la gloria de la cruz de Cristo y el esplendor del Espíritu de amor.

El, confiando totalmente en tu infinita misericordia y en la maternal intercesión de María, nos ha mostrado una imagen viva de Jesús Buen Pastor, indicándonos la santidad, alto grado de la vida cristiana ordinaria, como camino para alcanzar la comunión eterna contigo.

Concédenos, por su intercesión, y si es tu voluntad, la gracia que imploramos, con la esperanza de que sea pronto incluido en el número de tus santos. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria.


Todos los Boletines: