Parroquia San Maximiliano Kolbe - Bogotá

Buenas Noticias - Boletín Parroquial

January 29 de 2012 y February 05 de 2012

Domingos IV y V del tiempo Ordinario

EDITORIAL

DE TOROS Y DE EMBRIONES

Se enciende el ruedo en donde se desarrolla una pelea entre los defensores de los derechos de los animales y los que defienden la “fiesta brava” (por eso será más brava, porque tiene muy bravos a los defensores de los animales). Así es que la pelea está cazada, más con el anuncio del alcalde Petro de no invertir un solo peso público en apoyar espectáculos que implique la muerte. Me pregunto si esa vehemencia la usará para apoyar campañas que buscan defender no la vida de un animal, que puede ser muy laudable, sino la vida de un ser humano indefenso, como lo es un embrión o un feto humano.

Y es que es muy clara la desproporción de medios y de recursos de quienes defienden la vida frente a quienes son defensores de los animales. La paradoja humana es la de que hay quienes gastan recursos, tiempo, manifestaciones, mensajes, redes sociales, etc., para expresar un rechazo al trato cruel frente a los animales, mientras los PRO-VIDA se ven a gatas para privilegiar en la opinión pública el derecho a la vida del no-nacido como fundamento de una civilización que rechaza la cultura de la muerte. Tiene más patrocinio la defensa de los animales que la defensa del no-nacido.

Eso desvela un itinerario de la condición humana que trastoca completamente el sentido de la existencia y los valores fundantes que hacen de la vida humana algo valioso, digno, hermoso. Ante este cambio de paradigmas a mí me aterra un futuro donde cada vez más sea la anarquía de los “mal pensados” la que predomine en toda la agenda pública, y los defensores de la vida sean cada vez más mirados como enemigos de lo políticamente correcto.

Si la vida perdió por unos votos en la Corte Pro-muerte ahora en la opinión pública otra vez la vida queda condenada a ser titular de última página: en los obituarios. Una Colombia que se compadece más de la muerte de un animal que el asesinato de un feto humano es una Colombia que no es viable, que cada vez más suena a hecatombe, que nunca va a salir del profundo hueco de sus desatinos morales y éticos.

DESECHOS HUMANOS

Los editorialistas de EL TIEMPO creen que se las saben todas. Opinan sobre lo divino y lo humano y, además, ¡válgame Dios!, creen que pueden dar lecciones a nosotros los católicos sobre lo que debemos o no debemos hacer. De manera procaz, atrevida e ignorante llamaron a la visita de las reliquias del Santo Padre Juan Palo II un acto de superstición y de fanatismo religioso. De manera despectiva y abusiva llamaron a la sangre del beato Juan pablo II un “desecho humano.” Tal vez están tan acostumbrados a obrar y pensar como desechos humanos, que aplican su lógica por igual a todos. Estos brillantes periodistas demuestran cada vez que escriben o hablan de temas religiosos que están en la condición de la mayor ignorancia, y sin sonrojarse siquiera emiten juicios tan torcidos y de tan grandes desatinos que avergüenzan el gremio al que pertenecen y nos hacen creer que un periódico así no es serio, cuando trata con semejante superficialidad un tema que lo único que admite es la profundidad que da la fe, de la que estos señores carecen por completo, pues lo han demostrado ampliamente.

La visita de la reliquia de Juan Pablo II no es un acto de fetichismo o superstición, pues tiene como fundamento el honor que le debemos a los santos como signos de la presencia de Dios. Una reliquia la veneramos pues nos recuerda a la persona que representa y que fue servidora de Dios y de los hombres. A través de estas huellas de su presencia en el mundo, en este caso en particular, queremos reconocer en Juan Pablo II el mensajero de la esperanza, que unió en el drama de su enfermedad su vida a la de su Señor, al que sirvió enteramente y en fidelidad hasta la muerte.

P. CARLOS SANTIAGO GRAANDOS R.
Párroco

EL EVANGELIO DEL DOMINGO EN CASA

DOMINGO 29 DE ENERO DE 2012 - 4° Tiempo Ordinario/ Ciclo B.
Deuteronomio 18,15-20; Salmo 95(94),1-2.6-7.8-9; 1 Corintios 7,32-35; Marcos 1,21-28.

A la hora de describir lo que es nuestra vida de cada día podemos afirmar que vivimos al día, pero todos los días no hacemos lo mismo; ni todas las personas hacemos las mismas cosas los mismos días.

En otros tiempos, la mayor parte de la gente llevábamos los mismos horarios de trabajo, de colegio, de tiempo libre; a cualquier hora podíamos encontrarnos en la calle o en los lugares preparados para ello: parques, solares en los que los niños jugábamos a todas horas, salas de baile, centros recreativos, etc.

En este tiempo resulta complicadísimo incluso encontrar un día y una hora para poder juntarnos y hacer una reunión, o quedar para celebrar un cumpleaños o para realizar una convivencia. Cada cual llevamos nuestro ritmo y nuestras rutinas y nos vemos muy poco. Nos conformamos con los mail o con los mensajes del celular.

Hay que hacer preguntas
¿Qué está pasando? ¿A quién le interesa que esto funcione así? ¿Alguien sale beneficiado de este ritmo de vida? ¿Somos conscientes de lo que perdemos y de lo que ganamos viviendo de esta manera? ¿Y de lo que pierden o ganan los que están a nuestro alrededor? Poder plantearse y responder a estas o parecidas preguntas personalmente y compartir las -respuestas encontradas con otras personas, que también se las hacen, es un verdadero lujo. Si, además, somos capaces de emprender colectivamente caminos nuevos para solventar las necesidades fundamentales de nuestro vivir cotidiano, miel sobre hojuelas.

No debemos conformamos
El «mal de muchos consuelo de tontos »; el «hay otros que están peor», son como las migajas que caen de la mesa de los ricos de las que se alimentan los perros. Pueden ser también los espíritus del ídolo que quiere dominar nuestro tiempo y ocupar nuestros espacios y así no permitirnos andar en contra de lo que proponen y se lucran los más poderosos, verdaderos ministros del dios dinero, para alcanzar sus intereses que poco o nada tienen que ver con todo aquello que permite y ayuda a las personas a ser más y mejores personas.

Avanzamos con otras personas
Desde siempre lo que más nos ha ayudado a todas las mujeres y a todos los hombres a desarrollarnos como personas ha sido el compartir, nunca el competir. Actualmente nos meten por todos los lados lo contrario: hay que ser el primero, ir por delante de los demás, tener más cacharros que ellos y procurar estar siempre en el candelero.

Esta manera de actuar no consigue compañeros de camino y solidaridad con ellos. Más bien nos hace ser envidiosos, nos oculta a los que se quedan en la cuneta de los caminos; aunque no sean todos por estar heridos, hay quien se queda para ayudar a levantar a los caídos.

Juntos para soñar
Más de una vez a todos y a todas alguien nos ha levantado del suelo cuando nos hemos caído y nos ha animado a continuar lo que estábamos haciendo: jugar, caminar, saltar, ir en bicicleta,-etc. Nos ha dicho:- «¡arriba, que tu puedes!». Y si éramos pequeños, esas personas nos han acompañado y han hecho un trecho de camino con nosotros.

Así, cuando hacemos nuestro proyecto personal de vida, es genial soñar los objetivos con otras personas, poner los medios que entre todos vamos viendo y sentir que no caminamos solos para lograrlos. Alguien nos lleva de la mano cuando somos capaces de dar pasos, nos levanta cuando tropezamos y, si alguna vez nuestra incapacidad es grande, nos toma en sus brazos y carga con nosotros hasta que volvemos a ponernos de pie.

EL EVANGELIO EN LA CASA

Ambientación
En un rato de silencio, con una música relajante de fondo, vamos escribiendo las cosas que hemos hecho a lo largo del día de hoy o de ayer. Al lado de cada una ponemos las personas que estaban presentes en ellas.

Nos preguntamos
¿Hemos hecho lo de todos los días? ¿Qué cambios ha habido? ¿Quién o quiénes los han hecho posibles y cómo nos han sentado?

Proclamamos la Palabra: Marcos 1,21-28

Nos dejamos iluminar
Jesús en los encuentros con las personas de su tiempo se sentía en la necesidad de eliminar lo que les estorbaba para crecer y desarrollarse como personas: algunas veces eran cosas, pero otras eran situaciones de opresión quienes se lo impedían.

Seguimos a Jesucristo hoy
Nos fijamos en alguna persona de nuestro entorno familiar, escolar, laboral o de entre los amigos y amigas que esté «caída», viviendo alguna tipo de dificultad, y pensamos entre todos los del grupo cómo ayudarle a «levantarse>>.





DOMINGO 5 DE FEBRERO DE 2012 - Quinto Domingo del Tiempo Ordinario.
Job 7,1-4.6-7; Salmo 147; 1 Corintios 9,16-19.22-23; Marcos 1,29-39.

Frente a los dichos sobre suegras que tanto han abundado, parece que Pedro, seguramente obligado por las circunstancias económicas y culturales de su mundo, aceptaba la presencia y la convivencia con la suya. Nada se nos dice sobre su edad y sus aptitudes, sí sobre las circunstancias de su encuentro con Jesús, con quien no sabemos si se había encontrado otras veces, probablemente sí. Pero Marcos, un evangelista tan buen literato como teólogo, aprovecha esa anécdota para ilustrarnos sobre la comprensión de la fe.

La vida es una experiencia de dolor y sufrimiento más frecuente de lo que desearíamos. La condición humana se siente atrapada en la espiral de su propia realidad limitada, defectuosa, impotente, finita, pecadora. La condición de la suegra de Pedro en esos momentos es una buena imagen de lo que somos. La pobre mujer querría estar activa y dispuesta para atender la casa y, sin embargo, no puede hacer lo que quiere, algo que se manifiesta en la fiebre se lo impide.

Con la fiebre se manifiesta el mal, el espíritu inmundo, el espíritu que atrapa y esclaviza, el que impide ser humanos. La fiebre es el símbolo de la enfermedad y, por lo-tanto, refleja-muy bien-la-experiencia de no poder hacer lo que querríamos y tener que estar postrados, incapacitados para ser y hacer lo que nos gustaría.

El encuentro con Jesús
Llenos de sueños pero vacíos de realidades, pletóricos de ilusiones y fofos de contenido, por eso impregnados de sentimientos, ocultos o manifiestos, de culpa; sintiendo todo el peso de la mochila personal con la que vamos cargados en la vida y que recorta las escasas fuerzas para la ascensión de nuestra propia montaña. Jesús nos da la mano y nos levanta.

Es importante vivir ese encuentro con quien puede auparnos sobre nuestra propia condición. Así es siempre el encuentro con Jesús, una experiencia liberadora de ese mundo interior nuestro que nos tiene comido el coco en forma de culpa, sobre todo.

Jesús no es un mago que pronuncie palabras mágicas para curarnos de nuestras enfermedades físicas y nos evite los problemas de la vida. Él nos trae una buena y gran noticia: Que Dios no tiene en cuenta nuestra condición, no nos acusa de nuestras responsabilidades fallidas, que nos libera de la culpa que nos tiene agobiados y atenazados.

Él no nos juzgará con la ley en la mano sino con el amor de un padre o una madre.

Esa experiencia nos cura, nos levanta el ánimo, nos saca de nuestra postración fundamental, el miedo a Dios, y nos libera de todo mal interior para que podamos dedicarnos al servicio a los demás. Nos libera de nuestras servidumbres más profundas para que podamos dedicarnos al servicio alegre y generoso de quien se siente agradecido, pero no coaccionado. Nunca esclavos, siempre serviciales.

A través de algo tan cotidiano y, aparentemente, sencillo, Marcos nos abre los ojos para descubrir nuestra propia realidad profunda de seres que nos experimentamos ansiosos de libertad y posibilidades pero encerrados en la angosta habitación de paredes reducidas o en la postración humillante significada en la cama.

Jesús nos cambia la experiencia religiosa y la actitud humana como la salud cambia nuestro ánimo y nuestra energía para vivir.

EL EVANGELIO EN LA CASA

Ambientación
De la experiencia del dolor, el mal y el sufrimiento, todos sabemos algo. Algunos más que otros. De lo que muchos no tienen experiencia es de una vida compartida con Jesús. La diferencia es tan abismal, tan increíble, como vivir con una enfermedad paralizante o vivir con alguien que siempre estimula, anima y alegra.

Nos preguntamos
¿Revisamos nuestras formas de entender a Dios al paso de las experiencias de la vida? ¿Hacemos de las dudas y las crisis una ocasión de profundización religiosa? ¿Confiamos nuestra salud anímica y religiosa a Jesús para que nos levante?

Proclamamos la Palabra: Marcos 1,29-39

Nos dejamos iluminar
Afortunadamente, en los muchos malos tragos que nos toca vivir, contamos con una cabeza que nos pregunta para aclararnos y profundizar el sentido de nuestra fe. Y contamos, también, con un corazón que nos hace confiar en quien despierta nuestra confianza. Razón para no ser fanáticos. Corazón para ser humanos.

Seguimos a Jesucristo hoy
Hemos tenido la suerte de habernos encontrado con Jesús en la vida. Para unos, habrá sido resultado de un proceso largo y esforzado, como para Job. Para otros, fruto de una casualidad o proceso natural y lógico. ¡Qué suerte, en todo caso, haber oído la noticia de que Dios es perdón.

AVISOS DE NUESTRA PARROQUIA

• NUEVOS HORARIOS DE EUCARISTÍAS EN ATABANZA. Este año 2012 se celebrará únicamente la misa en Atabanza IV TODOS LOS DOMINGOS, a las 10.30 a.m. La misa en Atabanza II se cancela de manera definitiva.

• INSCRIPCIONES PRIMERAS COMUNIONES Y CONFIRMACIONES. Ya están abiertas las inscripciones para la catequesis de preparación de PRIMERA COMUNIÓN Y CONFIRMACIÓN. Los requisitos son: para primera comunión 8 años cumplidos o estar ya en el grado tercero de primaria. Para confirmación: tener 14 años cumplidos o próximos a cumplir. La inscripción se hará en el despacho parroquial y deben presentar en ambos casos las partidas de bautismo y cancelar el valor de la inscripción que es de $ 25.000 Ambas catequesis inician: el sábado 3 para confirmación y el domingo 4 para primera comunión.

• PRIMER JUEVES. Este primer jueves iniciamos nuestra HORA SANTA DE PLEGARIA AL SEÑOR por las vocaciones sacerdotales. Una comunidad cristiana expresa su madurez cuando ora, trabaja y alienta las vocaciones para la Iglesia y el mundo y de ella misma salen vocaciones. Oraremos especialmente por nuestros jóvenes seminaristas: JIMMY HURTADO (Seminario Mayor) y CAMILO ANDRES PALOMINO G. (Novicio Legionarios de Cristo).

• PRIMER VIERNES. El santísimo se expone para nuestra adoración y alabanza, durante todo el día. Que nunca lo dejemos solo. Y la Eucaristía la celebramos para honrar al Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo.

• PRIMER SÁBADO. Este primer sábado honremos a nuestra Madre, María, y acompañemos el rezo del Santo Rosario a las 6 .am. y la Eucaristía en su honor.

• FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR. El jueves 2 celebramos la fiesta de la presentación del Señor y la jornada mundial de la vida consagrada. Los invitamos a traer para las celebraciones los cirios que se bendecirán y acompañemos a las religiosas oblatas de Betania en este día para orar por su congregación y la fidelidad de sus miembros.

• EL PAN QUE NO COMPARTES. Que el nuevo año lo hayamos recibido con el propósito de aumentar nuestra generosidad con nuestros hermanos que esperan la caridad de nuestras manos y nuestros corazones. Por eso, según la grandeza y largueza del corazón, demos con alegría para aliviar las necesidades de nuestros hermanos.

imagen del pan compartido

EL PAN QUE NO COMPARTES:

El pan que te sobra, es el pan del hambriento;

El vestido colgado en tu ropero, es el vestido del que está desnudo;

Los zapatos que no te pones, son los zapatos del que está descalzo;

El dinero que tienes guardado, es el dinero del necesitado;

La obra de caridad que no realizas es la injusticia que cometes.

San Basilio Magno

“DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DIA”
…oramos todos los días…
CUANDO PEDIMOS EL PAN NUESTRO,
pedimos no solo para nosotros…
ES TAMBIÉN EL PAN PARA QUIENES NO LO TIENEN
y que pueden recibirlo de nuestras manos.

¿ESTE DOMINGO TRAJISTE EL PAN MATERIAL PARA QUIENES NO LO TIENEN?

¿TE ACORDASTE, CON LA MEMORIA DE LA CARIDAD, QUE HAY EN MEDIO DE NOSOTROS QUIENES PADECEN HAMBRE?


El PAN que te sobra en tu mesa

LE PERTENECE A LOS MÁS POBRES.

CAMPAÑA PARROQUIAL DEL PAN COMPARTIDO

ORACIÓN PARA IMPLORAR FAVORES POR INTERCESIÓN DEL BEATO JUAN PABLO II, PAPA

Oh Trinidad Santa, te damos gracias por haber concedido a la Iglesia al Beato Juan Pablo II y porque en él has reflejado la ternura de tu paternidad, la gloria de la cruz de Cristo y el esplendor del Espíritu de amor.

El, confiando totalmente en tu infinita misericordia y en la maternal intercesión de María, nos ha mostrado una imagen viva de Jesús Buen Pastor, indicándonos la santidad, alto grado de la vida cristiana ordinaria, como camino para alcanzar la comunión eterna contigo.

Concédenos, por su intercesión, y si es tu voluntad, la gracia que imploramos, con la esperanza de que sea pronto incluido en el número de tus santos. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

OREMOS Y COLABOREMOS

Está más cercano el día en que, por fin, podamos dar comienzo a la obra de nuestro nuevo templo parroquial y centro pastoral. Pero se hace necesario que no abandonemos la oración confiada y nuestro apoyo material para que sea más pronto el día en que nos reunamos, como una sola comunidad, en nuestro futuro nuevo templo.


Todos los Boletines: